Hasta ahora el alcoholismo es una adicción incurable. (Foto: Especial)

¿Se puede tratar el alcoholismo con células madre?

Un tratamiento con células madre podría ayudar a los alcohólicos a superar su adicción
C. González | El Mercurio
25 Abril, 2018 | 08:00 hrs.

Según un estudio en ratas que se llevó a cabo por  investigadores de la Universidad de Chile y la Universidad del Desarrollo, el uso de células madre puede ser un tratamiento eficaz para combatir el alcoholismo. Hasta ahora se ha visto que basta una sola inyección con estas células para reducir en hasta 90% el consumo de alcohol.

La razón radica en el efecto antiinflamatorio que producen estas células en el cerebro. "Desde hace un tiempo se conoce que el alcohol, tanto en animales como en humanos, genera un proceso de neuroinflamación, que es lo que perpetúa el consumo", explica Fernando Ezquer, subdirector del Centro de Medicina Regenerativa de la UDD.

En alcohólicos crónicos, esta inflamación afecta la corteza prefrontal del cerebro, encargada del control de los impulsos. "Este efecto también se produce en un bebedor social, pero a mayor periodicidad y cantidad, el daño es más intenso y a la persona le cuesta más dejar de consumir".

Con estos antecedentes en la mano, los equipos a cargo de Ezquer y Yedy Israel, del Instituto de Ciencias Biomédicas de la U. de Chile, decidieron probar el efecto de células madre mesenquimales humanas en un grupo de ratas consumidoras de alcohol.

Las primeras investigaciones se realizaron a través de inyecciones en el líquido cefalorraquídeo de ratas que habían estado bebiendo alcohol durante 17 semanas, en condiciones de libre elección. Es decir, también tenían la opción de beber agua.

Con una sola dosis, al cabo de 24 horas, las ratas bebieron entre 88 y 93% menos alcohol, un efecto que se mantuvo por tres semanas. Asimismo, en otro ensayo con ratas a las que se inyectó y luego se les restringió el alcohol durante 15 días, se observó que consumieron entre 75 y 80% menos alcohol cuando se les volvió a ofrecer.

Este último hallazgo permitió comprobar que esta terapia podría ser efectiva para evitar las recaídas. Todos estos resultados fueron publicados en 2017.

Este mes, los investigadores acaban de publicar en la revista Scientific Reports nueva evidencia utilizando un sistema de cultivo de células distinto. "Las células madre mesenquimales tienen la particularidad de ser muy grandes; al inyectarlas por vía intravenosa, no llegan al cerebro y por ello teníamos que hacerlo directo en el líquido cefalorraquídeo".

Pese a que aún no se inician estudios en humanos, los investigadores estiman que el efecto hallado en ratas podría extrapolarse. Por ahora están en la búsqueda de apoyos en la industria para iniciar ensayos clínicos. "Si va todo bien, creemos que en cinco años podríamos contar con una terapia", dice Ezquer.

Para facilitar ese proceso, también están analizando las moléculas que generan estas células. "Como tiene un efecto terapéutico muy rápido, en menos de 24 horas, creemos que alguna molécula es la responsable de ese proceso. Si podemos identificarla, se podrían desarrollar formas de administración más amigables, como un spray nasal".

Los hallazgos además indican que las células madre podrían ser útiles para tratar otras adicciones. Por ello, ya comenzaron a analizar su uso en ratas con adicción a la nicotina, en tanto que en convenio con un grupo de investigación en Alemania, se probará su utilidad en ratas adictas a la cocaína.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS