El cáncer de piel se puede prevenir mediante el uso de protector solar. (Foto: Especial)

Se necesitarían 40 mil aplicaciones de gelish para que haya riesgo de cáncer

La exposición recurrente a los rayos UV también promueve el fotoenvejecimiento
Abigail Gómez |El Universal
17 Agosto, 2018 | 17:00 hrs.

Se dio a conocer la noticia de que el gelish, una famosa técnica de decoración de uñas, podría provocar cáncer de piel debido al uso del uso de lámparas que emiten rayos UV para secar el producto.

Para saber qué tan cierto es esto y cuánta exposición a la luz necesitarías para desarrollar cáncer El Botiquín consultó a Jatziri Chávez, especialista en dermatología oncológica de Doctoralia.

De acuerdo con la especialista, la noticia de que las lámparas usadas para el gelish causaban cáncer surgió hace varios años con la publicación de un estudio en el que se analizaban dos casos de cáncer de piel en pacientes, cuyo único factor de riesgo asociado era la exposición a estas lámparas.

“El estudio fue publicado en 2010 y encendió la señal de alarma; sin embargo, en 2012 se dio a conocer otro estudio en el cual se señala que serían necesarias 13 mil sesiones de entre tres y cinco minutos para poder considerar un riesgo de cáncer con una lámpara de bulbos y hasta 40 mil con las lámparas más modernas, como las LED”, dice la experta.

La dermatóloga señala que una persona que inició con esta técnica a los 17 años, suponiendo que lo haga hasta los 80 años, unas dos veces por semana, estaría realizando alrededor de mil 500 sesiones en toda su vida, lo cual está muy por debajo del número que el estudio señala como un peligro.  

Un estudio, publicado este año, reafirma la información de las investigaciones anteriores, señala que el riesgo es bajo y no debe representar una preocupación, aunque sí recomienda tomar precauciones.

Por otro lado, los rayos UV que emiten estas lámparas son rayos tipo A y los rayos asociados a la aparición de cáncer de piel son rayos tipo B.

A pesar de que se trata de un riesgo muy reducido, la especialista señala que existen factores de riesgo que pueden ocasionar que una persona sea más sensible a esta radiación como aquellas que tengan factores genéticos (familiares con historial de cáncer de piel), personas de piel clara con ojos azules y pelirrojos.

Las personas que suelen tener verrugas en las manos también podrían ser propensas a desarrollar este tipo de cáncer y tomar precauciones si desean decorar sus uñas con esta técnica.

Aún cuando no se tengan estos factores de riesgo, la doctora recomienda tomar medidas precautorias como la aplicación de protector solar mayor a 30 FPS en las manos y, sobre todo, el uso de guantes especialesque cubren los dedos (excepto las uñas) para que la luz no les pegue de manera directa.

Además de proteger contra cáncer de piel, el protector y los guantes brindan protección contra el fotoenvejecimiento. “Una exposición constante sí puede generar la aparición de manchas prematuras en las manos por lo que sí es bueno protegerlas”, explica la dermatóloga.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS