A los 20 minutos de haber tomado un vaso, el nivel de azúcar en la sangre aumenta rápidamente y causa una enorme secreción de insulina. (Foto: Especial)

Refrescos de cola pueden provocar daños cerebrales y Alzheimer

El refresco está asociado con la producción de cálculos renales y desmineralización ósea
Redacción | El Universal
08 Marzo, 2019 | 13:35 hrs.

Las bebidas de cola, una de las más consumidas en el mundo, son causantes de diversos padecimientos, desde sobrepeso y obesidad hasta daños cerebrales, pérdida de memoria, confusión mental, Alzheimer, daños en la retina y al sistema nervioso, asegura una investigadora de la UNAM.

Laura Moreno Altamirano, investigadora de la Facultad de Medicina, explica a UNAM Global que la fórmula exacta del contenido de las bebidas de cola no se encuentra en la etiqueta. Aunque originalmente tenían coca, una planta endémica de Perú, y cola, traída de África.

Moreno Altamirano señala que en estos productos se usa cafeína natural que altera el sistema nervioso central y el sueño, aumenta la presión arterial, pero actualmente la producen de forma sintética y todavía resulta más dañina.

Así, la cafeína llega rápido al cerebro y horas después es eliminada por la orina. Con dicha secreción, se genera una producción de líquido y con ello se elimina magnesio y zinc, importantes para el organismo pues son absorbidos por los huesos.

En total contenían siete sustancias, entre ellas caramelo natural cuyo sabor, posteriormente, fue imitado a través de químicos que resultaron más peligrosos que los originales.

Ahora se sabe que la mitad de su contenido es azúcar pero debido a que en condiciones normales un ser humano no puede ingerir esa cantidad, le fue agregado ácido fosfórico.

El ácido fosfórico es una sustancia dañina que, además de neutralizar el sabor dulce, provoca desmineralización ósea, fomenta el desgaste del esmalte de los dientes y favorece las caries.

Además, la combinación del ácido fosfórico con azúcar provoca dificultad para absorber el hierro, lo cual podría generar anemia y mayor disposición para contraer infecciones, sobre todo en niños, ancianos y mujeres embarazadas.

La especialista también destaca que el refresco está asociado con la producción de cálculos renales y es un antioxidante muy potente, por ello se usa en plantas industriales y en casas para limpiar baños y destapar tuberías. Asimismo, tiene bajo índice de saciedad, por eso no quita la sed.

Agrega que a los 20 minutos de haber tomado un vaso, el nivel de azúcar en la sangre aumenta rápidamente y causa una enorme secreción de insulina. Así, los azúcares que el organismo no logra digerir se transforma en grasa y como resultado aparece el sobrepeso y la obesidad.

El azúcar y la cafeína, responsables de la adicción, reactivan las terminales nerviosas del cerebro y aumentan la producción de hormonas encargadas de producir placer, a los 45 minutos de haberlo tomado.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS