Especial

¿Qué tanto conoces la piel humana?

Las radiaciones ultravioleta originan en la piel un proceso denominado estrés oxidativo, el cual es el responsable de las alteraciones en las células.
Ronny Suárez | GDA
31 Enero, 2018 | 08:00 hrs.

Decir que la piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, con una superficie aproximada de dos metros cuadrados y un peso promedio de 5 kilos, no es suficiente para resaltar la importancia de este sistema en nuestra salud. Se trata de la primera línea de defensa contra los estímulos externos y la responsable, así mismo, de contar lo que nos ocurre en el cuerpo.

La piel es la pantalla que exhibe nuestras emociones: tirita, se eriza, se colorea y suda, pero también es la vía por la que se pueden manifestar señales de complicaciones internas y el lugar donde el organismo puede plasmar una urgencia.

En la lista de factores que ponen en riesgo nuestra piel el solo ocupa el primer lugar. La Sociedad Colombiana de Dermatología apunta que el efecto de las radiaciones ultravioleta a través de los tejidos de la piel origina un proceso denominado estrés oxidativo, el cual es el responsable de las alteraciones en las células y es acumulativo a lo largo de los años de exposición solar en cada persona.

Juan Raúl Castro, médico del Centro Dermatológico Federico Lleras, afirma que en países tropicales como Colombia, donde el astro se asoma los 365 días del año, la gente está expuesta de manera crónica a esas radiaciones que producen efectos como enrojecimientos e insolaciones.

Existen otros agentes que influyen en que la piel se manifieste. Están, por un lado, sustancias y materiales que al entrar en contacto generan reacciones como inflamaciones, alergias, brotes, manchas y resequedades. Hablamos de productos como jabones, químicos y de limpieza del hogar.

Pero por otro lado, de acuerdo con la dermatóloga Gladys Melgarejo, hay enfermedades y condiciones que dejan huella en la epidermis, que es la capa externa de la piel, como la dermatitis atópica y la ictiosis, que causan resequedad y agrietamiento; las dermatitis irritativas, provocadas como reacción a sustancias químicas; o los melasmas, o manchas. Una guía para que se cuide.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS