El segundo aneurisma le creció el doble del tamaño original. (Foto: Instagram GOT)

¿Qué son los aneurismas que sufrió Emilia Clarke?

Experimentó un fuerte dolor de cabeza mientras estaba en los vestidores del gimnasio
Redacción | El Universal
22 Marzo, 2019 | 16:00 hrs.

Emilia Clarke, mejor conocida como la “madre de los dragones”, dio a conocer  mediante un ensayo que sufrió dos aneurismas y se sometió a tres cirugías cerebrales después de terminar las grabaciones de la primera temporada de la exitosa serie de HBO, Game of Thrones (GOT), a principios de 2011.

La actriz que le da vida a Daenerys Targaryen narra que todo comenzó mientras se preparaba en los vestidores para hacer ejercicio en el gimnasio, experimentó un fuerte dolor de cabeza tanto que no podía ponerse los tenis, aún así se esforzó para hacer los primeros ejercicios, sin embargo, ahí fue cuando experimentó por primera vez el aneurisma, comenta que sentía “como si una banda elástica me apretara el cerebro”.

Después de su primer cirugía cerebral no invasiva, Emilia no se sentía lista para volver a la pantalla, pues sufrió una afección llamada afasia, la cual es una consecuencia por el trauma sufrido por el cerebro, por lo cual no podía hablar ni recordar su nombre.

Sin poder comunicarse, la actriz no podría seguir haciendo lo que más le gustaba, e incluso llegó a solicitar a los médicos que la dejaran morir.

Sin embargo, no todo quedó ahí, los médicos le advirtieron que del otro lado de su cerebro tenía un aneurisma más pequeño, el cual podía explotar, por lo cual las exploraciones cerebrales se volvieron algo común en la vida de actriz, y el aneurisma que ya tenía había crecido al doble de su tamaño anterior, lo que implicaba una operación más.

Lamentablemente, el procedimiento había fallado y Emilia tuvo una hemorragia masiva, por lo que se necesitó de intervención médica inmediata  para hacer la operación a través de su cráneo,ahora sí invasiva. Para la actriz esta operación pareció ser “una guerra más espantosa que cualquiera que haya experimentado Daenerys”.

La Red de Salud de UC Christus, de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad de Chile, señala que los aneurismas se desarrollan lentamente durante muchos años siendo en la mayoría de los casos asintomáticos, con excepción de aquellos que crecen rápidamente y se rompen.

Cuando esto sucede, los síntomas, que pueden presentarse súbitamente, incluyen dolor repentino y constante en abdomen o espalda, sudor frío, náuseas y vómitos, frecuencia cardíaca rápida y shock.

La atención médica debe ser inmediata, pues en estos casos el pronóstico suele ser poco alentador. Si el aneurisma es pequeño y asintomático, el tratamiento puede consistir en revisiones médicas de manera periódica, las cuales permitirán evaluar la evolución del padecimiento y su eventual curación.
“Justo cuando todos mis sueños de la infancia parecían haberse hecho realidad, casi pierdo mi mente y mi vida”, comenta Clarke. La actriz de 32 años narra todo el ensayo en primera persona, publicado por The New Yorker.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS