Utilizar cubrebocas o hacer ejercicios de estiramiento reducen el daño. (Foto: Especial)

¿Qué pasa si haces ejercicio cuando hay contingencia ambiental?

Algunas partículas son tan pequeñas que pueden pasar a la sangre y alojarse en otros órganos
Darinka Gómez | El Universal
30 Enero, 2018 | 10:00 hrs.

En la Ciudad de México hay muchos problemas de contaminación por lo que varios días al año el Gobierno declara contingencia ambiental. Cuando esto ocurre las recomendaciones son salir lo menos posible y no realizar ejercicio al aire libre pero ¿realmente esto afecta tu salud?

La respuesta es sí, de acuerdo con Eduardo Jericó Rodríguez Bucheli Ramírez, médico de Doctoralia especialista del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, quien señala que existe una relación entre el incremento de problemas respiratorios y las contingencias ambientales o la mala calidad del aire.

“Cuando haces ejercicio aumenta la cantidad de veces que respiras, esto hace que las partículas entren en contacto con tus vías respiratorias. En aquellas personas con enfermedades pulmonares puede generarse inflamación en las vías respiratorias provocando broncoespasmos o dificultad para respirar”, explica Rodríguez.

Pero las personas con problemas respiratorios no son los únicos afectados pues, aunque las reacciones no son tan inmediatas, en las personas sanas también ocurren daños a largo plazo.

“Con el paso del tiempo, si se está en constante exposición a las partículas contaminantes, estas pueden alojarse en los pulmones y causar inflamación”, comenta el médico. Pero también, algunas de estas partículas son tan pequeñas que pasan al torrente sanguíneo y pueden alojarse en otros órganos.

En el momento los síntomas más inmediatos pueden ser dolor de cabeza o inestabilidad pero a largo plazo pueden presentarse alteraciones renales o del corazón, principalmente.

También pueden desarrollarse otras afecciones como cáncer, debido a la inflamación provocada por los contaminantes.

Algunas de las sustancias presentes en la contaminación son el cadmio, el baladio, plomo, ozono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y las partículas PM 10 o PM2.5. Estas últimas son las más peligrosas ya que su tamaño es menor a 2.5 micras y puede pasar fácilmente de los pulmones al torrente sanguíneo.

Para minimizar el impacto o los efectos negativos de la contingencia, y poder continuar con tu rutina de ejercicio, el especialista te da las siguientes recomendaciones:

-Realizar ejercicio en lugares cerrados: a pesar de que adentro se respira el mismo aire que afuera y también se encuentra contaminado, el aire del interior contienen menos partículas dañinas que el exterior.

-Preferir bosques o parques para realizar la actividad física: en estas zonas suele existir una mayor concentración de partículas, lo que podría minimizar el impacto.

-Realizar la actividad lejos de vías transitadas: en las vías donde circulan muchos autos la concentración de partículas es mayor.

-Evitar los ejercicios de cardio por que hacen que respires más: en lugar de eso inclínate por los ejercicios de estiramiento como el yoga.

-Alejarse de los edificios altos: en los muros suelen guardarse las partículas contaminantes.

- Utilizar cubrebocas: esto evitará que la exposición al aire sea directa.

-No exponerse a cambios bruscos de temperatura: así evitaras que se desarrolle alguna infección que pudiera generar complicaciones.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS