El cerumen puede eliminarse mediante una técnica de irrigación. (Foto: El Universal)

¿Qué hacer si se me tapan los oídos?

El agua o los cambios de presión también pueden generar esta molestia
Redacción | El Universal
15 Agosto, 2018 | 09:00 hrs.

Los oídos tapados pueden ser sumamente molestos aunque en general no representan un riesgo para nuestra salud.

Existen diversos motivos por lo que podemos sufrir de oídos tapados tales como un cambio de presión, la entrada de agua en el conducto auditivo, una infección leve o debido a la acumulación de cerumen.

Los cambios de presión suelen generar un vacío dentro del oído medio, lo que genera esa molesta sensación del oído tapado.

Esta situación es común y para eliminar la molestia suele ser suficiente con bostezar, tratar de expulsar aire con la nariz tapada o, la más efectiva, masticar un chicle en cuanto se perciba la sensación, tal como señala Mayo Clinic.

Otra causa común es la entrada de agua en el canal auditivo que puede presentarse después de nadar o bañarse, el agua forma una especie de tapón dentro del oído que se vuelve incomodo y no permite escuchar con facilidad.

Por lo regular el agua suele evaporarse de forma natural y en ese momento los oídos se destapan sin problemas aunque si las molestias persisten durante más de un día se debe consultar al médico pues podría generarse una otitis (inflamación del oído) mejor conocida como oído del nadador.  

El oído del nadador puede generar molestias como enrojecimiento, inflamación, dolor, secreción y picazón y pérdida de la audición mientras se encuentra inflamado. La capacidad auditiva se recupera cuando cesa la inflamación, según explica la sección de audiología pediátrica del Hospital para Niños de Seattle.

Otra de las causas más comunes de un oído tapado es la acumulación de cerumen (cera o cerilla), muchas veces puede no tratarse de una mala higiene sino de una técnica incorrecta.

Un artículo del Hospital de Bellvitge en Barcelona explica que “la acumulación puede ser favorecida por deformidades anatómicas (conductos estrechos y angulados), el exceso de pelos en el oído o el uso de bastones de algodón (cotonetes) o audífonos”.

El tapón de cerumen es una de las causas más frecuentes de consulta por oídos tapados y pérdida parcial de audición y para este problema la irrigación del conducto auditivo externo es el procedimiento más frecuente y efectivo.

Para la irrigación se utiliza una jeringa metálica con la cual se introduce agua tibia  al oído que, junto con una técnica especial, logrará que el cerumen se ablande y pueda salir. Esta técnica debe realizarse por médico por lo que si sientes el oido tapado sin alguna razón aparente debes acudir para una limpieza.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS