El frío ayuda a contraer de nuevo las arterias. (Foto: Especial)

¿Qué hacer si se me baja la presión?

Hay personas que manejan presiones arteriales bajas de manera natural
Abigail Gómez |El Universal
26 Septiembre, 2018 | 09:00 hrs.

La presión es la fuerza que la que la sangre aplica sobre las paredes de las arterias. La medición de la presión incluye valores que corresponden a los dos tipos de latidos que tiene el corazón, los sistólicos y los diastólicos.

Cuando la presión baja es debido a que la arteria no se encuentra lo suficientemente comprimida como para que la sangre fluya de manera adecuada, es decir, cuando las arterias se dilatan.

La presión normal tiene un valor de 120/80 y se considera baja cuando los valores son de 90/60 o menos, de acuerdo con información de la Universidad de NorthShore.

Carla Romero, quien es médico general, señala que es común que este problema aparezca cuando la persona sufre de deshidratación o si ha sido expuesta a altas temperaturas; también existe la idea de que puede ocurrir ante un susto, pero esto ocurre en muy pocas ocasiones.

Según explica la especialista, los primeros auxilios consisten en acostar a la persona afectada, desajustar su ropa (pantalón o cinturón) y levantar sus pies. “Esta posición ayudará a que la sangre circule mejor hacia el corazón”, comenta.

Otro remedio que también resulta efectivo es darle de beber algo muy frío. “El frío hará que las arterias se contraigan y ayudarán a restablecer la presión de la persona”, asegura la doctora.

Los síntomas que la persona experimenta cuando su presión arterial disminuye son: ver luces, sensación de mareo y desmayo, debilidad y cansancio.

Por lo general no suele tratarse de una complicación grave, por lo que la persona puede restablecerse al poco tiempo.

Una herida que sangre mucho (hemorragia) también puede ocasionar una baja de presión. En este caso, la persona necesita atención inmediata y contener la salida de sangre haciendo presión en la herida.

Hay personas que suelen manejar presiones bajas, algo que no debe ser señal de alarma a menos que los síntomas sean recurrentes y afecten su calidad de vida. Las personas delgadas pueden tender más a la presión baja.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS