Dentro de las razas más propensas a sufrir este padecimiento se encuentran el cocker spaniel y el fox terrier. (Foto: Especial)

¿Qué hacer si mi perro tiene cataratas?

El envejecimiento, los antecedentes hereditarios y el aumento en la expectativa de vida son algunas de las causas
Redacción | El Universal
20 Septiembre, 2018 | 12:00 hrs.

Existen diversos problemas de salud que humanos y mascotas comparten. Es el caso de las cataratas, un padecimiento visual caracterizado por la opacidad del cristalino, una lente intraocular localizada inmediatamente detrás de la pupila, lo que impide el paso de luz hacia la retina.

María José del Sole, médico veterinaria del Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (CIVETAN) en Buenos Aires, Argentina, señala en un artículo académico que aunque las cataratas regularmente se relacionan con el envejecimiento, los animales jóvenes también pueden presentarlas.

Esto debido a que responden a un patrón hereditario, al aumento de la expectativa de vida de las mascotas y a enfermedades de afección sistémica, como la diabetes. Las cataratas ocasionadas por esta enfermedad llegan a ser de evolución rápida, por lo que en 15 días el animal puede perder la visión.

La especialista destaca que dentro de las razas más propensas a sufrir este padecimiento, a partir de los cinco y siete años de edad, se encuentran Cocker spaniel, Fox Terrier, Husky Siberiano, Schnauzer, Bichon Frisé, Golden Retriever, Labrador y Pequinés.

En estas razas se recomienda realizar una revisión periódica con la finalidad de obtener un diagnóstico precoz de la enfermedad.

Hasta ahora no se ha desarrollado un medicamento eficaz para revertir las cataratas. Por lo que el único tratamiento disponible en la actualidad es la cirugía oftalmológica mínimamente invasiva, en la que, a diferencia de los humanos, se requiere de anestesia general y un cuidado posoperatorio de dos meses.

Además de que no se colocan lentes intraoculares, lo que ocasiona que el perro tenga buena visión lejana mas no cercana. Con el paso del tiempo este defecto se compensa, ya que se produce un reaprendizaje del enfoque cercano, por lo que el 90% de los animales intervenidos logran tener una vida normal.

Finalmente, la médico agrega que los perros que pueden someterse a una cirugía de este tipo deben tener buen estado de salud, cataratas bilaterales de preferencia, ausencia de otras enfermedades oculares asociadas y una familia comprometida con los cuidados posoperatorias.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS