La cirugía es el único tratamiento para este problema. (Foto: Especial)

¿Qué es una hernia?

Cuando la grasa o el intestino se salen las personas inician con síntomas como dolor
Darinka Gómez | El Universal
11 Junio, 2019 | 11:00 hrs.

En general, las hernias se definen como defectos en la continuidad de los tejidos, en este caso, los tejidos que recubren el abdomen, así lo explica Eva Ramírez Avilés, especialista en cirugía gastroenterológica y laparoscopía avanzada del Hospital Sedna.

Aunque existen otras zonas del cuerpo en las que pueden aparecer, como las lumbares, las hernias más comunes son aquellas que aparecen en la pared abdominal.

En esta zona pueden desarrollarse diferentes tipos de hernias según la parte del abdomen en la que surjan. Es así que las hernias pueden ser inguinales, cuando salen en la ingle; umbilicales, si salen en el ombligo e incisionales, cuando sale después de una cirugía en la zona de la herida.

“Existen otras como las hernias femorales y las epigástricas, pero éstas son muy poco comunes”, agrega la especialista.

Aunque la mayoría de las personas piensan que las hernias son un abultamiento, lo cierto es que la hernia es la abertura que se forma en un tejido y el abultamiento es más bien una complicación.

“La gente puede tener una hernia sin saberlo y estar así un tiempo hasta que un contenido del interior del abdomen pasa por ese orificio y se forma el abultamiento. Es entonces cuando aparece dolor y la gente busca un médico”, dice la especialista.

El contenido que pueden llegar a salirse por la hernia es principalmente grasa o una parte del intestino y es este último el más peligroso por las complicaciones que puede llegar a generar.

Cuando la grasa o el intestino se salen, las personas inician con los síntomas, como dolor y molestia en general. El médico que los revisé debe realizar una exploración física y un estudio de imagen para corroborar que sí haya una hernia”, comenta Ramírez.

Una vez que se da el diagnóstico, el único tratamiento posible es la cirugía, la cual puede realizarse ya sea por cirugía abierta o por laparoscopia.

La especialista comenta que antes de realizar el procedimiento el médico debe determinar el contenido de la hernia (si es grasa o intestino) así como el tamaño de la misma, estos datos le ayudarán a decidir cuál es la cirugia mas conveniente para el paciente.

“Es importante que las personas agenden su cirugía mientras la hernia no se ha complicado ya que con este padecimiento siempre existe el riesgo de que el contenido que pasa por la hernia de quede atrapado y se estrangule”, asegura.  

Los casos más riesgosos son cuando el órgano que queda atrapado es el intestino ya que corre el riesgo de necrosarse por la falta de oxígeno.

“Esto es lo que nunca quisiéramos que pasara ya que esa clase de cirugía es mucho más complicada. La cirugía de hernia es bastante sencilla y su recuperación es muy rápida pero cuando el intestino de necrosa se requiere un procedimiento más complejo que incluye cortar el pedazo gangrenado”, explica la cirujana.

Este tipo de cirugía es más complicada, requiere mayor tiempo de recuperación y pone en riesgo la vida del paciente.  

En el caso de la cirugía para reparar la hernia, sin complicaciones, el proceso es bastante sencillo y consiste en ubicar el tejido abierto, cerrar y colocar una malla de polipropileno encima de la costura para reforzar el cierre.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS