Las secuelas depende del hemisferio que haya sido afectado. (Foto: Especial)

¿Qué es un aneurisma cerebral?

El síntoma principal es un dolor de cabeza intenso que empeora con la luz y el movimiento
Darinka Gómez | El Universal
29 Abril, 2019 | 11:00 hrs.

Se le denomina aneurisma a un engrosamiento o debilitamiento de alguna pared arterial y puede aparecer en cualquier arteria del cuerpo aunque las más comunes y peligrosas son las que surgen en las arterias del cerebro o del corazón.

Esto de acuerdo con la neuróloga Aracely Ochoa Gutiérrez, quien también señala que un aneurisma es como el tubo de un drenaje dañado que no logra soportar la presión del agua que pasa y corre el riesgo de romperse.

Si el aneurisma es de tipo neurológico se denomina aneurisma cerebral y su principal síntoma es un dolor de cabeza intenso que los pacientes describen como “el peor dolor de cabeza que han experimentado en su vida”.

“En este caso la arteria es el tubo y la sangre es el agua. Cuando la arteria se engrosa o de debilita no soporta la presión de la sangre y corre el riesgo de reventarse”, explica la médico especialista de Doctoralia.

La especialista advierte que en muchos casos el diagnóstico llega en forma tardía ya que las personas toman analgesicos y, aunque el dolor disminuye unos momentos, vuelve con la misma intensidad.

“En ese lapso el daño puede incrementarse por falta de la atención oportuna”, comenta Ochoa.

Muchas veces el dolor puede estar acompañado de náuseas, vómito, visión doble o borrosa, sangrado, así como incapacidad para tolerar la luz o el movimiento, pues incrementa su dolor.

Cuando llega una persona con estos síntomas es necesario que se realice, de manera inmediata, una tomografia de craneo para buscar el aneurisma e identificar su tamaño y  localización.

Los pacientes no ingresan a cirugía de forma inmediata ya que no es posible operar hasta controlar los sangrados. Ellos deben permanecer en terapia intensiva hasta ser estabilizados.

Entre más tarde la persona en recibir atención médica incrementa su riesgo de sufrir secuelas severas e incluso su riesgo de muerte.

Las complicaciones derivadas de una aneurisma cerebral dependerán de la localización,  del hemisferio dañado y, sobre todo, del tiempo que tarde la persona en recibir atención médica.

“Algunas de las secuelas pueden ser problemas de lenguaje, quedar paralizado, disminución de la fuerza, infartos cerebrales, trastornos de la personalidad, pérdida de memoria, entre otros”, concluye la especialista.  

Entre los principales factores de riesgo para sufrir este mal se encuentran el tabaquismo, la edad (tener más de 60 años) y padecer hipertensión.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS