Antes era una enfermedad de niños. (Foto: Especial)

¿Qué es la tos ferina?

Es generada por la bacteria Bordetella pertussis y es altamente contagiosa
Redacción | El Universal
27 Junio, 2019 | 11:00 hrs.

La tos ferina es una infección respiratoria aguda bacteriana altamente contagiosa que se caracteriza porque inicia como un catarro común y corriente, después viene una tos seca, que generalmente está acompañada de un sonido agudo que parece un chillido al inhalar, según MayoClinic.

La infección es provocada por una bacteria llamada Bordetella pertussis. Se esparse por medio de gotitas de saliva o moco que expulsan de las personas infectadas cuando tosen o estornudan.

Rodolfo Jiménez Juárez, infectólogo pediatra y jefe de servicio del Departamento de Infectología del Hospital Infantil de México "Federico Gómez”, comentó que “la tos ferina forma parte de la lista de padecimientos que pueden ser prevenibles mediante la vacunación”. 

Era considerada una enfermedad de niños cuando todavía no se desarrollaba la vacuna, actualmente, tiene impacto en niños a quienes todavía no les ponen todas sus vacunas y en adolescentes y adultos que perdieron la inmunidad.

Son pocas las muertes por la tos ferina, sin embargo, las que ocurren se dan frecuentemente en bebés, por lo que mujeres embarazadas y aquellos que están en contacto con los bebés tienen que estar vacunados contra esta bacteria.

La vacuna es aplicada en la niñez, a mayores de 12 meses de edad, pero conforme pasa el tiempo pierde su efecto, lo que hace que adolescentes y adultos pierdan la protección y queden expuestos ante un brote.

Cuando se adquiere la bacteria, los síntomas tardan en aparecer entre siete a 10 días, en ocasiones puede tardar más. Los primeros síntomas son congestión nasal, estornudos, tos leve y fiebre leve.

Después de la primera etapa puede manifestarse mediante la aparición de paroxismos de tos (fase paroxística), caracterizados por un silbido al respirar, destacó Jiménez.

El moco se hace más espeso y se aglutina en las vías respiratorias, se genera una tos incontrolable dando ataques graves que provocan vómitos, fatiga extrema, la cara se vuelve azul o roja y termina en un sonido chillón al inhalar aire.

No siempre se produce este último sonido, puede que los bebés no tosan ni un poco pero que se les dificulte respirar temporalmente.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS