Esta prueba tiene una efectividad cercana al 100%. (Foto: Especial)

¿Qué es la prueba rápida de VIH?

Personas con prácticas sexuales de riesgo deben realizarla de forma periódica
Redacción | El Universal
01 Marzo, 2018 | 09:00 hrs.

Como su nombre lo indica, la prueba rápida de VIH es un método utilizado para brindar diagnósticos preliminares a personas que podrían ser seropositivas sin saberlo, de acuerdo con el “Manual para la aplicación de la prueba rápida elaborado” por la Secretaría de Salud.

Para realizarla se toma una muestra de sangre de la persona, la cual se coloca en una tira que contiene una proteína del virus y que reacciona cuando la persona tiene anticuerpos del virus en su sangre, lo que significa que es portadora del mismo.

Se le conoce como prueba rápida debido a que es fácil de realizar y los resultados se obtienen en pocos minutos, entre 15 y 30 minutos en promedio.  

Se estima que tiene una efectividad cercana al 100% aunque, de dar positivo, la persona debe asistir al laboratorio y hacer una prueba confirmatoria.

Una de sus principales ventajas es que esta prueba puede llevarse a zonas de bajos recursos, o a comunidades alejadas, donde no existe acceso a un laboratorio para realizar los diagnósticos de manera oportuna, antes de que ocurra la manifestación de la enfermedad.

“Una prueba rápida de detección de VIH, es una de las estrategias más poderosa que tenemos para reducir el número de nuevas infecciones porque es una manera muy fácil para que la gente sepa si tiene o no el virus”, señala el manual.

El objetivo de estas pruebas es realizar el mayor número de detecciones y así reducir la cantidad de contagios ya que muchas de las personas que son portadoras del virus no lo saben.

Las instituciones especializadas como Infosida recomiendan realizar esta prueba a todas las personas que hayan iniciado una vida sexual, sobre todo aquellas que tienen factores de riesgo como varias parejas sexuales así como la comunidad LGBT.

Si la prueba da negativo pero las prácticas de riesgo continúan se recomienda realizarla periódicamente cada seis meses o un año. No existen indicaciones especiales para que la persona pueda realizarse esta prueba.  

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS