Este padecimiento aumenta el número de glóbulos rojos y disminuye la cantidad de plasma sanguíneo (Foto: Especial)

¿Qué es la poliglobulia?

Esta enfermedad puede aparecer en personas que escalan como consecuencia del llamado mal de altura
Redacción | El Universal
29 Agosto, 2019 | 09:00 hrs.

La poliglobulia es una enfermedad de la sangre caracterizado por un incremento anormal de los eritrocitos, según señala la “Guía para el Diagnóstico y Tratamiento de las Eritrocitosis patológicas”, publicada en la revista Scielo. 

Dicho incremento en estas células sanguíneas, que contienen una proteína llamada hemoglobina, provoca un desequilibrio en los componentes de la sangre pues aumenta el número de glóbulos rojos y disminuye la cantidad de plasma sanguíneo (porción líquida de la sangre que contiene a las células). 

Según reporta la investigación, esta enfermedad desencadena un deterioro importante en la salud, vida social, familiar y laboral del paciente pues provoca síntomas como dolores de cabeza intensos, presencia de zumbidos, dificultad para respirar, dolor muscular, alteraciones del estado de conciencia, así como somnolencia diurna excesiva. 

La poliglobulia es también conocida como eritrocitosis y puede tener diversas causas, las cuales de clasifican en primarias o secundarias.  

La eritrocitosis primaria más común es la policitemia vera, “una neoplasia mieloproliferativa crónica, consecuencia de la mutación V617F en el gen JAK2”, de acuerdo con información del Protocolo diagnóstico de la poliglobulia elaborado por la Universidad de Murcia (España).

Por su parte, la eritrocitosis secundaria puede desarrollarse por múltiples causas, principalmente por el llamado “mal de altura” en personas que escalan. 

Para que una persona sea diagnosticada con poliglobulia los resultados de las pruebas de laboratorio deben establecer que la persona tienen una cantidad de hemoglobina superior a 185 gramos/litro en los hombres y 165 gramos/ litro en las mujeres. 

La medición de la saturación de oxígeno así como otros estudios de la médula ósea y de la mutación de JAK2 son otras pruebas que ayudan a confirmar el diagnóstico. El tratamiento depende en gran medida de cuál sea la causa del incremento de los eritrocitos.   

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS