No es una enfermedad contagiosa. (Foto: Especial)

¿Qué es la miastenia gravis?

No existe cura para la enfermedad, pero el tratamiento ayuda a aliviar los síntomas que trae consigo
Redacción | El Universal
24 Junio, 2019 | 11:00 hrs.

La miastenia gravis, también conocida como miastenia grave, es una enfermedad neuromuscular autoinmune y crónica caracterizada por la debilidad y la fatiga rápida de los músculos esqueléticos o voluntarios del cuerpo, según National Institute of Neurological Disorders and Stroke.

El nombre viene del latín y significa literalmente “debilidad muscular grave”, aunque la mayoría de los casos no son tan graves como lo indica el nombre, pues la esperanza de vida no disminuye a causa de este trastorno en aquellos que la padecen.

Este padecimiento se debe a la interrupción de la comunicación que hay entre los nervios y los músculos en la unión neuromuscular, que es donde las células nerviosas se conectan con los músculos que controla.

Aquí los anticuerpos bloquean o destruyen los receptores de acetilcolina, una sustancia neuromuscular que ayuda a generar la contracción del músculo, evitando que se pueda dar la la contracción muscular.

Los anticuerpos son generados por el mismo sistema inmunológico, lamentablemente en vez de proteger al cuerpo de organismos externos se ataca así mismo por error.

De acuerdo con Mayo Clinic, actualmente no existe cura para la dolencia, sin embargo, el tratamiento puede ayudar a aliviar síntomas como la debilidad de los músculos de brazos o piernas, visión doble, párpados caídos y dificultad para hablar, masticar, tragar y respirar.

Existen terapias y medicamentos utilizados para tratar el trastorno que incluyen agentes anticolinesterasa, tales como la neostigmina y piridostigmina, que ayudan a mejorar la transmisión neuromuscular y a aumentar la fuerza muscular.

Puede afectar a cualquiera a cualquier edad, pero es más común en mujeres menores de 40 años y hombres mayores de 60 años. No es una enfermedad contagiosa, pero se puede dar en más de un miembro de la familia.

Existe también la miastenia neonatal, en donde el feto puede heredar las proteínas inmunes de la madre afectada con miastenia gravis. Estos caso son comúnmente transitorios y los síntomas desaparecen pocas semanas después de nacido.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS