El embarazo y el parto pueden favorecer su aparición. (Foto: Especial)

¿Qué es la incontinencia urinaria?

Las causas pueden ser diversas como infecciones, diabetes, trastornos del suelo pélvico e incluso la demencia
Redacción | El Universal
04 Diciembre, 2019 | 10:00 hrs.

La incontinencia urinaria es la incapacidad para controlar la salida de la orina ante esfuerzos mínimos del cuerpo como toser, reír, estornudar u otras acciones simples.

Este fenómeno ocurre como consecuencia de una alteración en la fase de llenado de la vejiga (fase de llenado vesical), la cual puede aparecer como consecuencia de numerosas enfermedades. 

Se trata de una padecimiento que es más común en mujeres, niños (enuresis) y en adultos mayores, según explica Jonathan Valenzuela Zazueta, ginecólogo y urólogo del IMSS en Jalisco. 

El especialista destacó que un importante número de mujeres sufren esta condición. Los principales tratamientos para la incontinencia urinaria consisten en tratamiento quirúrgico, la realización de ejercicios de Kegel (para el fortalecimiento de la zona pélvica) así como buscar el origen del trastorno y controlarlo.

Las causas pueden ser diversas como infecciones, diabetes, trastornos del suelo pélvico o del esfínter, obstrucción de vías urinarias, demencias u otras alteraciones psicológicas, entre otras.

Los síntomas que caracterizan a la incontinencia urinaria son necesidad de ir al baño más de ocho veces al día o durante la noche, presentar fugas de orina constantemente así como infecciones urinarias de repetición.

Agregó que existen diversos tipos de incontinencia urinaria, entre ellos la incontinencia de urgencia que tiene como característica una imperiosa necesidad de orinar misma que ocurre cuando la vejiga tiene una saturación y ante una contracción involuntaria.

En tanto, la incontinencia por esfuerzo afecta mayoritariamente a personas jóvenes, y suele ocurrir ante el debilitamiento del suelo pélvico y tras esfuerzos leves.

La incontinencia podría tener origen fisiológico. El diagnóstico de la misma se logra a través de la medicina de catéteres para determinar el nivel de pérdida urinaria.

La incontinencia urinaria también suele ser un problema común en el embarazo sobre todo durante el último trimestre ya que, al crecer, el bebé incrementa su tamaño y genera presión sobre la vejiga de la mujer. 

El parto también puede promover la aparición de la incontinencia debido a que los músculos del piso pélvico se debilitan, en este caso se trataría de una incontinencia por esfuerzo. 

Los niños también pueden tener incontinencia urinaria la cual, en estos casos, recibe el nombre de enuresis. 

En los menores puede ser difícil de diagnosticar y detectar debido a que todos atraviesan por un periódo de hacerse del baño en sus primeros años; sin embargo, este periodo debe finalizar entre los dos y los cuatro años. 

Cuando un niño tiene más de cinco años, y nunca ha podido tener un periodo de continencia mayor de seis meses, podría tratarse de una enuresis y requerir tratamiento dependiendo de la causa. 

Por su parte, la incontinencia en el adulto mayor también es un problema común pero éste no debe ser visto como una condición natural del envejecimiento, de acuerdo con un artículo sobre el tema de Infomed. 

Si bien el envejecer afecta a múltiples órganos y sistemas, si se identifica la causa de la incontinencia en el adulto mayor es posible que éste pueda recibir tratamiento y mejorar. 

Otro factor de riesgo asociado a la incontinencia es el sobrepeso y la obesidad debido a que esta condición suele debilitar los músculos del piso pélvico.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS