El consumo excesivo de sal favorece su aparición. (Foto: Especial)

¿Qué es la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa que afecta a una gran parte de la población
Darinka Gómez | El Universal
23 Mayo, 2019 | 11:00 hrs.

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa que afecta a una gran parte de la población mexicana. Se trata de un padecimiento crónico degenerativo que se caracteriza por elevar la presión arterial, lo cual aumenta el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

Así lo explica el cardiólogo Víctor Manuel Ocaña, quien añade que se denomina presión arterial a la resistencia que ejercen los vasos sanguíneos al flujo de la sangre.

“Cuando aumenta la presión, y por lo tanto la resistencia, el corazón debe hacer un mayor esfuerzo para llevar la sangre a la los diferentes órganos y tejidos del cuerpo”, añade.

El principal problema de la hipertensión arterial es que tiene consecuencias a largo plazo debido a que incrementa el riesgo de problemas cardiovasculares como infartos, falla de diferentes órganos, eventos vasculares cerebrales, así como alteraciones en la anatomía del corazón.

Se considera hipertensión arterial cuando esta se eleva 140/ 90; la presión arterial normal es debajo de 120/ 80.

Cabe aclarar que estos valores pueden variar de acuerdo con las características de cada persona pues “no es lo mismo un hombre con sobrepeso, que la de una mujer de baja estatura por eso es importante consultar al médico para que determine cuál es la presión normal según tu fisonomía”, señala el especialista.

Existen condiciones fisiológicas que elevan la presión de forma transitoria, tales como el ejercicio; sin embargo, esto es bueno ya que fortalece el corazón.

“Cuando es de forma transitoria tiene beneficios pero cuándo de vuelve algo crónico, y al presión ya no puede volver a estados normales es cuando se presentan las complicaciones”, expresa Ocaña.

La hipertensión más común es la que es causada como consecuencia del síndrome metabólico por obesidad, malos hábitos y por el factor genético. Otros factores de riesgo son el sedentarismo, tener edad mayor de 55 años, el tabaquismo, el elevado consumo de sal.

El tratamiento para esta enfermedad  tratamiento farmacológico pero influye mucho también que la persona mejore sus hábitos alimenticios y realice ejercicio.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS