Los fotorreceptores son las neurona encargadas de la visión. (Foto: Especial)

¿Qué es la ambliopía?

La visión también es un proceso de aprendizaje en el que el cerebro aprender a procesar lo estímulos visuales
Darinka Gómez | El Universal
26 Abril, 2019 | 09:00 hrs.

La ambliopía, también conocida como ojo perezoso, es un problema visual en el que el ojo no aprende a ver ya que no recibe la estimulación necesaria.

Además de una capacidad física del cuerpo, la visión también es un proceso de aprendizaje en el que el cerebro aprender a procesar lo estímulos visuales, algo que no ocurre en quienes padecen este trastorno.

“Las neuronas encargadas de la visión son los fotorreceptores y estos deben ser estimulados para poder trabajar, cuando esto no ocurre no aprender a procesar los estímulos que manda el ojo”, explica Nancy Espindola Romero, optometrista del Consejo Optometría México.

La especialista también señala que se califica como ambliopía cuando el menor llega a los siete años y no ha logrado desarrollar este sentido.  “El tiempo límite para realizar un tratamiento y evitar un daño permanente son los 12 años de edad, ya que después de esta edad no se obtienen los mismos resultados”, agrega.

Este problema tiene diferentes causas, de las cuales, la principal es el estrabismo, ya que este genera ambliopía en un 30% de los casos.

Otros factores son una hipermetropía mal tratada o no diagnosticada a tiempo. También puede ser provocada por algunas enfermedades oculares como catarata congénita o la  ptosis palpebral (cuando el párpado está caído).

Uno de los grandes problemas para su tratamiento es que se suele llegar tarde al diagnóstico debido a que los niños que lo padecen compensan su falta de visión en un ojo con el ojo que funciona bien.

“Es por esta razón que muchas veces ni ellos ni sus padres se percatan del problema cuando son más pequeños”, comenta Espindola.

Una vez que se diagnostica el tratamiento puede ser de forma pasiva o activa.  

El tratamiento pasivo consiste poner un parche en el ojo que ve bien para que el “ojo perezoso” aprenda a ver; sin embargo, este suele no ser muy efectivo ya que a los niños les cuesta mucho trabajo realizar sus actividades cotidianas y no les gusta usar el parche.

Por su parte, el tratamiento activo consiste en colocar el parche pero únicamente durante algunas horas al día y hacerlo mientras de realizan diferentes actividades o ejercicios que estimularan al ojo perezoso para que aprenda a ver.

Por último, la optometrista señala que si ninguno de estos tratamientos funciona existe una alternativa en la que se coloca unas gotas especiales en el ojo saludable que provocan que este se paralice y tenga visión borrosa.

“Cuando esto ocurre el ojo con ambliopía se forza a ver. Estas gotas son completamente seguras pero es un método que solo de utiliza en caso de que fallen los otros tratamientos”, expresa.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS