Con el tratamiento adecuado la pigmentación puede desaparecer. (Foto: Especial)

¿Qué es la acantosis pigmentaria?

Este padecimiento suele presentarse en personas con diabetes y prediabetes
Darinka Gómez | El Universal
16 Julio, 2019 | 11:00 hrs.

La acantosis pigmentaria es un trastorno de la piel que se caracteriza por la aparición de una pigmentación oscura en partes de la piel con pliegues, tales como la zona alrededor del cuello, las axilas o las ingles, así como en un cambio en el grosor de la misma. 

Así lo explica Gabriela Xospa, dermatóloga y especialista en bariatría del Hospital DioMed quien señala que este padecimiento está asociado con  la obesidad y con una resistencia a la insulina por parte del organismo de la persona. 

“Cuando existe resistencia a la insulina puede presentarse como consecuencia un incremento en la producción de melanina en la piel, lo cual produce la pigmentación”. Por esta razón, la acantosis suele estar relacionada con enfermedades como la diabetes y puede ser un síntoma de la misma.

Además de la diabetes, este trastorno de la piel también puede surgir como consecuencia de una alteración hormonal, problemas de tiroides, presencia de quistes en los ovarios, problemas con las glándulas suprarrenales así como el uso de anticonceptivos.  

“Aunque existen todas estas causas la razón principal es el sobrepeso y la diabetes”, aclara Xospa. 

Por su parte, la especialista explica que otro de los síntomas, que es el engrosamiento de la piel, aparece como resultado de un proceso de deshidratación cutánea debido a que la piel recibe menor aporte del oxígeno. 

Para acabar con este problema, lo primero es diagnosticar el origen y tratar el problema que lo está causando. 

“Por lo general, cuando tratas la causa principal, la acantosis comienza a desaparecer por sí misma pero si llega a quedar algo existen tratamientos dermatológicos que ayudan a desvanecer las señales por completo, tales como algunas cremas o tratamientos con luz pulsada”, añade. 

Por último, la dermatóloga, advierte que es importante estar atentos a cualquiera de los cambios antes mencionados ya que es algo que sólo se detecta con la exploración pues no da síntomas.

“No duele ni nada pero puede ser señal de alerta de que algo no funciona bien para que actuemos antes de que se desarrolle otra enfermedad más complicada”, concluye. 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS