Este parásito se transmite por la picadura de un mosquito. (Foto: Especial)

¿Qué es el “gusano del corazón” que puede matar los perros?

El ciclo comienza cuando el mosquito pica a un perro infectado y adquiere la larva de su sangre
Redacción | El Universal
23 Abril, 2019 | 10:00 hrs.

El dirofilaria immitis, mejor conocido como gusano del corazón, es un parásito que puede infectar a diferentes animales, incluido el humano, pero cuyo huésped definitivo es el perro. Dicho parásito provoca una enfermedad conocida como dirofilariasis o filaria.

Su principal vía de transmisión es por medio de la picadura de los mosquito Aedes, Anopheles, Culex y el Taeniorhynchus, de acuerdo con el artículo Dirofilaria immitis: una zoonosis presente en el mundo”, publicado por revista Scielo Colombia.

Esta enfermedad está presente en todo el mundo y es más común en regiones de clima tropical debido a que el calor favorece la reproducción de los mosquitos que transmiten el patógeno.

El ciclo comienza cuando el mosquito pica a un perro infectado y adquiere la larva de la sangre del mismo. En ese momento el mosquito se convierte en un huésped momentáneo hasta el momento en que pica a otro perro y le trasmite la enfermedad.

Después de tres después de tres o cuatro meses, una vez que la larva ha crecido, esta migra al corazón donde alcanza su etapa reproductiva y un tamaño de entre 12 y 30 centímetros de largo con un espesor de apenas 0.5 milímetros, según señala un artículo elaborado por científicos de la Universidad Nacional Autónoma del Estado de Nayarit.

Es poco común que esta enfermedad presente síntomas clínicos por lo que el perro infectado suele morir de pronto, como resultado de un paro cardiaco, sin que se sepa la causa antes de una autopsia.

Esto debido a que los gusanos adulto  “forman una masa en el ventrículo derecho causando una falla cardiaca congestiva en la arteria pulmonar”, explica la investigación.

A pesar de ello una de las principales señales es la dificultad que presentan estos perros para hacer ejercicio. Otros signos pueden ser tos, debilidad y cansancio.

Los humanos también puede ser infectados por esta larva pero en nosotros las complicaciones son poco comunes y su presencia suele pasar desapercibida. Por lo general es eliminado vía cutánea o muere atrapado en esta zona.

Los pocos casos en que esto no ocurre la larva suele alojarse no en el corazón, como es el caso de los perros, sino en los pulmones por lo que puede provocar la aparición de nódulos pulmonares que pueden ser confundidos con síntomas de cáncer pulmonar.

 

corazon_con_gusanos.jpeg

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS