Este padecimiento se presenta comúnmente en mujeres jóvenes. (Foto: Especial)

¿Qué es el cáncer de mama triple negativo?

Este cáncer sólo representa entre 15 al 20% de todos los cánceres de mama
Rocío Mundo | El Universal
04 Octubre, 2019 | 09:00 hrs.

El cáncer de mama triple negativo es un crecimiento descontrolado de células que afecta con frecuencia a mujeres jóvenes y que sólo representa entre 15% al 20% de todos los cánceres de mama.

Así lo señala el especialista en ginecología oncológica, Alejandro Castillo Galeazzi, quien agrega que los únicos factores a los que está asociado este cáncer son a las mutaciones genéticas BRCA1 y P53.

“Estas mutaciones son apenas una pequeña proporción de los cánceres hereditarios que son sólo el 10% del cáncer de mama en general. El resto (90%) son esporádicos”.

En entrevista, explica que la razón por la que este padecimiento es considerado el más agresivo radica a que es negativo a tres cosas: receptores hormonales de estrógeno, progesterona y al receptor HER2.

A diferencia de los cánceres receptores de hormonas, este padecimiento se presenta comúnmente en mujeres jóvenes, es hereditario y tiene un crecimiento más rápido y agresivo.

Destaca que hasta ahora el único tratamiento estándar es la quimioterapia tradicional y ciertas modificaciones que pueden hacerse con los fármacos que se emplean en el tratamiento antes mencionado.

“No tenemos nada para atacarlo porque no va a responder, dar un tratamiento contra estos tres es sobre-tratar”.

Aún así en más del 60% con la quimioterapia suele haber una respuesta medible del tumor, en comparación con los otros tipos de cáncer.

El pronóstico de esta enfermedad no sólo está dado por el tipo de tumor, sino por la etapa en la que se encuentra, resalta por su parte el oncólogo Felipe Villegas. "El problema es que como crece más rápido, es más difícil encontrarlo en una etapa temprana".

Villegas añade que en un 70% u 80% de los casos de cáncer de mama se presenta un nódulo (bola) pequeño pero palpable en el seno.

Mientras que en algunos casos, sobre todo cuando la enfermedad está más avanzada, se manifiesta retracción de la piel, secreción de líquido por el pezón, bolitas en la axila y ulceraciones.

En ocasiones esta enfermedad también puede detectarse antes de que haya síntomas, a través de una mastografía anual.

Finalmente, ambos especialistas exhortan realizarse una mastografía anual a partir de los 40 años, aunque no sé palpe nada. Además de acudir con un médico especialista si se detecta algún signo de cáncer o si se tienen antecedentes familiares de primer grado.

"Mientras más temprano se detecte el tratamiento es conservador y los problemas a futuros son mucho menores", apuntó Castillo Galeazzi.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS