De no ser atendidos estos síntomas pueden provocar la muerte. (Foto: Especial)

¿Qué enfermedad es confundida con “mal de ojo”?

Los síntomas del “mal de ojo” son muy parecidos a los de la gastroenteritis
Abigail Gómez |El Universal
22 Mayo, 2018 | 14:00 hrs.

En muchos lugares de México y Latinoamérica existe un padecimiento que no es reconocido por la medicina científica pero sí por lamedicina tradicional, sobre todo en zonas rurales. Se le conoce como mal de ojo. De acuerdo con la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana es una de las creencias más antiguas y difundidas en el mundo, y de mayor consideración en el ámbito del saber médico popular.

En la Biblioteca Digital definen el “mal de ojo” como una enfermedad “originada por la mirada fuerte de algunos individuos; también se mencionan como posibles causas a la envidia y a la influencia de aquellas personas que pasan por determinados estados anímicos y corporales. Es reconocida por la presencia de diarrea, vómito, llanto sin razón aparente e intranquilidad, entre muchos otros síntomas. Afecta principalmente a los niños debido a que su voluntad aún es débil”.

A pesar de que esto es aceptado por muchas comunidades, expertos en Medicina han señalado en varias ocasiones sobre los riesgos de llevar a niños con curanderos, y no con médicos, ante la presencia de los síntomas. David Estevez Ancira, médico pediatra por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) platica sobre esta creencia y señala que la principal enfermedad con la que puede ser confundido el “mal de ojo” es con una gastroenteritis, debido a los síntomas como diarrea y vómito.

El especialista advierte que esta es la principal causa de muerte de niños en México, por lo que estos síntomas no deben esperar para su atención por un profesional. El médico comenta que en el pasado era más común que las familias le dijeran que su hijo sufría “mal de ojo” y que le colocaran un ojo de venado a los bebés para protegerlos. “Hoy en día ya no es tan común o por lo menos ya recurren a ambas alternativas, los llevan a sobar pero también los traen al médico”.

A pesar de que los médicos no pueden avalar esta creencia, Estevez opina que sí se debe ser más empático a lo que piensan las familias, esto con el objetivo de que tengan confianza con el médico y les cuenten de los tratamientos alternativos que están siguiendo, así el médico puede evaluar si existen riesgos para los niños o bebés. “Muchas veces no te quieren contar todo lo que ya le hicieron al bebé porque piensan que los vas a regañar”, expresa.

Por ejemplo, en Guatemala se ha anunciado la posibilidad de incluir el “mal de ojo” como un padecimiento que los médicos deben atender debido a que estos síntomas se relacionan con alto índice mortalidad en aquel país, pues las personas llevan a los bebés con curanderos en lugar de con los doctores. Muchas veces también ocurre esto porque los médicos rechazan atender el mal de ojo como un padecimiento.

Por esta razón se pretende entrenar a los médicos de aquel país para que trabajen en colaboración con gente que practique medicina tradicional con la intención de que las madres sientan que se está tomando en cuenta su creencia y dejen que el niño sea atendido.Estos síntomas en los menores pueden ser muy delicados por lo que ante la presencia de cualquiera de ellos es vital la valoración de un especialista.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS