Especial

¿Por qué si hay bancos de sangre siempre se piden donadores?

Es necesario que cada persona que utilice unidades tenga donadores para reponer la sangre que le sea transfundida
Rocío Mundo | El Universal
23 Enero, 2018 | 13:00 hrs.

Si bien cada año se incrementa el número de donantes altruistas en México, éste apenas alcanza el 3% de todas las donaciones sanguíneas. Un porcentaje bajo si se compara con naciones europeas, donde casi el 100% de la sangre proviene de transfusiones voluntarias.

América Ramírez, jefe del banco de sangre del Hospital ABC, campus Observatorio, señala que esta institución recibe más de 450 donadores efectivos, de los casi mil 400 posibles candidatos que se valoran en un mes.

“La donación de sangre es importante porque no sabemos en qué momento se va a necesitar este líquido vital. Siempre hay que estar donando porque siempre se necesita”, asegura Ramírez.

Explica que, aunque el banco de sangre tiene reservas para cierta cantidad de personas, éste debe mantenerlas para su óptimo funcionamiento y garantizar que cualquier paciente, ante una emergencia, sea atendido inmediatamente. Por ello, es necesario que cada paciente que utilice unidades tenga donadores para reponer la sangre que le sea transfundida.

Asimismo, al tener una duración de 42 días en almacenamiento, las unidades sanguíneas después de transcurrido ese tiempo ya no pueden transfundirse. Mientras que las plaquetas sólo permanecen durante cinco días.

“Entonces aunque tengamos una reserva de sangre nunca es suficiente para las necesidades de los pacientes hospitalizados y, sobre todo, las urgencias. En situaciones de desastre, las reservas de los bancos de sangre nunca son suficientes para los pacientes”, asegura la especialista.

América Ramírez señala que de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, las mujeres pueden donar sangre hasta tres veces por año y cuatro en el caso de los hombres. La donación de plaquetas, por otra parte, se puede realizar 24 veces al año, debido a que se transfunden cada dos semanas.

Dentro de los criterios de exclusión permanente enfocados en la seguridad y protección de las personas se encuentran infecciones por hepatitis B, C o diagnóstico de VIH, aunque éste aún no sea confirmado.

En personas insulinodependientes, la donación sanguínea no puede practicarse debido al riesgo que existe en las punciones realizadas para introducir medicamentos. Por el contrario, en pacientes con hipertensión controlada la transfusión se realiza sin ningún problema.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS