La vitamina C no es un nutriente que produce nuestro cuerpo, por lo cual es necesario encontrarlo en algunos alimentos. (Foto: Especial)

¿Para qué sirve la vitamina C?

La vitamina C sirve para la reparación de tejidos del cuerpo como la piel, los tendones, ligamentos y vasos sanguíneos
Juan Carlos Cortés |El Universal
12 Noviembre, 2019 | 18:12 hrs.

La vitamina C contribuye en la reparación de tejidos del cuerpo como la piel, los tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. También ayuda a absorber el hierro que se encuentra en otros productos de origen animal, menciona Michelle Ilagorre Mejía, nutrióloga clínica.

La especialista también explica que “la persona que llega a tener deficiencia de esta vitamina puede padecer escorbuto, enfermedad que provoca hemorragias, hematomas, pérdida de cabello, de los dientes, dolor e hinchazón”.

Otros síntomas de esta enfermedad incluyen depresión, inflamación y sangrado de las encías y aflojamiento o pérdida de dientes. Las personas que padecen escorbuto también pueden sufrir anemia. Sin tratamiento, el escorbuto es mortal.

De acuerdo con la Clínica Mayo, este nutriente también es un antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres. Estos son moléculas generadas cuando el cuerpo descompone los alimentos, cuando se expone a humo de tabaco y a la radiación. Pueden influir en padecimientos cardíacos, cáncer y otras enfermedades.

La vitamina C no es un nutriente que produce nuestro cuerpo, por lo cual es necesario encontrarlo en algunos alimentos como pueden ser frutas cítricas, bayas, papas, tomates, coles, brócoli y espinacas.

También puedes encontrar la vitamina C en pastillas, en polvo e inyectable. La presentación de vitamina C inyectable se recomienda a personas que por algunos padecimientos gastrointestinales o enfermedades como el cáncer, ya que tienen deficiencia de esta vitamina.

De acuerdo con los National Institutes of Health, la dosis diaria que requiere una persona dependerá de su edad. En bebés la cantidad recomendada es de 40 mg., en niños de 1 a 3 años es de 15 mg., en niños de 4 a 8 años es de 25 mg., en niños de 9 a 13 años es de 45 mg y en adolescentes de 14 a 18 años es de 75 mg.

La dosis en adultos cambia de acuerdo con la edad y el sexo. En adultos hombres es de 90 mg. En adultos mujeres es de 75 mg. En mujeres embarazadas es de 85 mg y en periodo de lactancia es de 120 mg.

La vitamina C para niños es importante ya que es fundamental para su crecimiento y prevención de enfermedades, pues refuerza su sistema inmune.

La vitamina C consumida en dosis adecuadas es considerada segura, sin embargo, cuando es suplementada en ocasiones sobrepasa el límite y causa efectos secundarios como son:

Diarreas, náuseas, vómitos, acidez estomacal, inflamación con daños al esófago, oclusión intestinal, cólicos estomacales, fatiga, dolor de cabeza, somnolencia, insomnio y enrojecimiento en la piel.

De acuerdo con la Clínica Mayo, las investigaciones respecto al uso de de este nutriente con algunas enfermedades demuestran lo siguiente:

Cáncer

Consumir una dieta rica en frutas y vegetales podría disminuir el riesgo de contraer muchos tipos de cáncer, como cáncer de mama, de colon y de pulmón. Sin embargo, no está claro si este efecto protector se relaciona con el contenido de vitamina C de los alimentos.

Resfriado común

Tomar suplementos de vitamina C por vía oral no evita el resfriado común. Sin embargo, existe cierta evidencia que demuestra que cuando las personas que toman suplementos de vitamina C con regularidad se resfrían, la enfermedad dura menos días y los síntomas son más leves.

Enfermedades oculares

Tomar suplementos de vitamina C por vía oral junto con otras vitaminas y minerales parece evitar que la degeneración macular relacionada con la edad empeore. Algunos estudios también sugieren que las personas que tienen niveles más altos de vitamina C en sus dietas corren menor riesgo de padecer cataratas.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS