Si el descanso es corto, el dolor es abundante. (Foto: Especial)

No dormir bien provoca dolor durante el día

La falta de sueño y el dolor van de la mano haciendo que empeoren mutuamente
Redacción | El Universal
11 Febrero, 2019 | 15:00 hrs.

Un estudio hecho por la Universidad de Berkeley, publicado en The Journal of Neuroscience, dice que no dormir bien por la noche hace que los dolores físicos que ya teníamos continúen durante el resto del día, contribuyendo a la superposición de epidemias globales de pérdida de sueño, dolor crónico y, en algunos casos, adicción a los analgésicos.

En una encuesta realizada en 2015 por la National Sleep Foundation se encontró que dos de cada tres pacientes con dolor crónico sufren de interrupciones frecuentes del sueño.

Después de un austero análisis detectaron que al identificar fallos neuronales en el cerebro se pueden agravar o prolongar la agonía de la enfermedad o lesiones. El doble golpe al cerebro garantiza niveles más altos de dolor.

"Si el mal sueño intensifica nuestra sensibilidad al dolor, como lo demuestra el estudio, entonces el sueño debe ubicarse mucho más cerca del centro de atención al paciente, especialmente en las salas de hospital", dice el autor principal del estudio, Matthew Walker, profesor de Neurociencia y Psicología de la Universidad de California, Berkeley.

El estudio se realizó con la participación de 25 jóvenes sanos que durmieron ocho horas normales durante la noche a lo largo de una semana, la semana siguiente el mismo grupo pasó una noche sin dormir, luego el equipo investigador los sometió a una serie de pruebas para determinar la resistencia al dolor.

Se aplicó niveles incómodos de calor en las piernas de los participantes y al mismo tiempo escanear sus cerebros, Walker y Adam Krause descubrieron que los mecanismos neuronales encargados de detectar señales de dolor eran evaluados y activaban el alivio natural. El alivio se interrumpe cuando se trabaja con pocas horas de sueño.

Adam Krause, estudiante de posgrado en Berkeley, también autor del estudio, añade que el sueñoes un analgésico natural que todos podemos usar en recetas repetidas cada noche, si queremos”.

Mientras que los investigadores demostraron su hipótesis, de que la privación del sueño aumentaría la sensibilidad al dolor, lo que de verdad los sorprendió fue una región del circuito de recompensa del cerebro que, entre otras funciones, aumenta los niveles de dopamina para aliviar el dolor.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS