Compararon los datos de niños con distintas enfermedades del corazón. (Foto: Especial)

Niños con arritmias cardíacas tienen más riesgo de ansiedad y depresión

Existen enfermedades cardíacas que están relacionadas con el desarrollo de trastornos mentales
Redacción | El Universal
14 Noviembre, 2019 | 15:00 hrs.

Los niños y adolescentes que presentan ritmos cardíacos anormales tienen mayor probabilidad de sufrir depresión, ansiedad y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), apuntó un nuevo estudio.

Los niños con arritmias cardíacas tienen nueve veces mayor riesgo de ser diagnosticados o tratados por ansiedad o depresión, y cinco veces mayor probabilidad de ser diagnosticados o tratados por TDAH, esto en comparación con niños sin enfermedades crónicas.

Para esta investigación se analizaron los registros de más de 150 mil niños ingresados o atendidos en la sala de emergencias del Texas Children´s Hospital en Estados Unidos, entre 2011 y 2016.

Compararon los datos de casi siete mil 300 niños con ritmos cardíacos anormales con los de niños con enfermedad cardíaca congénita, fibrosis quística, hoz enfermedad celular y niños con ninguna de estas condiciones crónicas.

“Elegimos la fibrosis quística y la enfermedad de células falciformes porque son enfermedades crónicas que se manejan con medicamentos y generalmente implican hospitalizaciones múltiples”, indicó Keila N. López, investigadora líder del estudio.

El estudio encontró que más de 20% de los niños con arritmias, enfermedades cardíacas congénitas y fibrosis quística habían sido diagnosticados o recetados medicamento para la depresión y ansiedad, en comparación con el 5% de los niños con enfermedad de células falciformes y el 3% del grupo de control.

Además los niños con arritmias tienen 1.5 veces más probabilidades de ser diagnosticado o tratados por ansiedad y depresión que aquellos con fibrosis quística, y más de cinco veces más probabilidades de ser diagnosticados o tratados por ansiedad y depresión que aquellos con hoz enfermedad celular. 

“Hay una población entera de niños con ritmos cardíacos anormales que no tienen enfermedad cardíaca congénita, quienes pueden estar sufriendo de manera muy específica y significativa la depresión y el TDAH que necesitamos identificar y tratar potencialmente para mejorar su calidad de vida “, apunta el estudio.

Estos hallazgos continúan la investigación que se tiene en adultos, en el que los problemas del corazón tienen una relación con la cantidad de trastornos mentales.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS