Niño con retinoblastoma toca el piano, batería, flauta y guitarra

Elmex Alejandro Rosales Silva padece un tumor canceroso que se presenta en la retina; ambos ojos fueron afectados y como consecuencia perdió la vista
Redacción | El Universal
01 Agosto, 2017 | 12:09 hrs.

Elmex Alejandro Rosales Silva fue diagnosticado a los tres meses de nacido con retinoblastoma, un tumor canceroso que se presenta en la retina. Este padecimiento afectó a ambos ojos y como consecuencia perdió la vista. Desde entonces ha aprendido a relacionarse con el mundo a través de la música pues a sus 12 años ya toca el piano, batería, flauta y guitarra.

Cuando era bebé su madre le detectó un brillo extraño en el ojo izquierdo, que fue el primero en ser afectado por el tumor cancerígeno y que tras un año de ser sometido a tratamiento perdió su función. A lo largo de su vida, Elmex Rosales ha recibido tres quimioterapias. A los cinco años de edad se le detectaron de nuevo rastros de cáncer, pero ahora en el ojo derecho, por lo que se le realizaron radioterapias.

El niño originario de Jalisco, desde el inicio de su tratamiento fue atendido en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por el doctor Ricardo Gómez, médico oncólogo.

Este tipo de cáncer afecta generalmente a niños menores de 6 años. Se diagnostica con mayor frecuencia en niños entre 1 y 2 años. El retinoblastoma es causado por una mutación en un gen que controla la forma como las células se dividen. En consecuencia, las células se multiplican fuera de control y se vuelven cancerosas.

"No fue fácil, pero gracias a mis médicos y mis padres que siguieron al pie de la letra todos mis tratamientos, puedo decir que soy una historia de éxito. Sé leer y escribir en Braille, manejar una computadora personal, escribir en máquina Braille y acabo de terminar mi primaria con excelentes calificaciones”. afirmó el menor.

Elmex continúa con rastros de cáncer y por lo tanto sigue siendo tratado en el servicio de Oncología del Hospital de Pediatría y a la par se le proporciona un tratamiento especializado para el suministro de hormona de crecimiento, por parte del servicio de Endocrinología.

A pesar de vivir toda su vida con cáncer, Elmex Alejandro no pierde el amor a la vida y pertenece al grupo de baile folclórico y coro del Instituto de Capacitación para el Niño Ciego y Sordo; además de ser músico, entre sus pasatiempos está el salir a pasear con sus padres en una bicicleta adaptada especialmente para él.

"Estoy agradecido con este hospital, médicos, enfermeras y todo el personal que estuvo al pendiente de mí, porque estoy aquí con vida y feliz de estar con mis padres y de tener la oportunidad de transmitir mi historia para que los pacientes que comienzan tratamiento sepan que están en las mejores manos", concluye el menor.

 

Con información de Notimex.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS