Especial

Ni mentas ni agua engañarán al alcoholímetro

El alcohol que toma una persona se puede determinar con el aliento porque es absorbido por la boca, garganta, estómago, intestinos y el torrente sanguíneo
Redacción | El Universal
15 Diciembre, 2017 | 17:07 hrs.

En diciembre la ingesta de alcohol está presente en muchas de las reuniones con amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Como medida para prevenir accidentes se implementa cada año el programa “Conduce sin alcohol”, mejor conocido como “Alcoholímetro”, que es un operativo que realiza la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en el caso de la Ciudad de México y mide la concentración de alcohol en la sangre de los conductores.

Alcoholimetro México, empresa dedicada a la venta y distribución de estos aparatos, detalla cómo funciona el dispositivo que mide el nivel de concentración en la sangre de los conductores.

El alcohol que toma una persona se puede determinar con el aliento debido a que el alcohol es absorbido por la boca, garganta, estómago, intestinos y el torrente sanguíneo. Las bebidas alcohólicas, diferencia de los alimentos, no se digieren y como son absorbidas por la sangre permanecen ahí por más tiempo.

A medida que la sangre pasa a través de los pulmones, una parte del alcohol se mueve a través de las membranas de los sacos de aire de los pulmones (alvéolos), ya que el alcohol se evapora a partir de una solución.

La concentración del alcohol en el aire alveolar está relacionada con la concentración del alcohol en la sangre, gracias a ello se exhala el alcohol a través del aire alveolar, y puede ser detectado por el dispositivo de pruebas de alcohol en el aliento.

Debido a que la concentración de alcohol en el aliento está relacionado al de la sangre, se pueden calcular los niveles de alcohol mediante un alcoholímetro.

La proporción de alcohol en el aliento para determinar el alcohol en la sangre es de 2.100:1. Esto significa que 2.100 mililitros (ml) de aire alveolar contendrán la misma cantidad de alcohol que 1 ml de sangre.

El alcohol es metabolizado por el hígado, donde las enzimas lo descomponen. Si se consumen grandes cantidades el alcohol en pocas horas, el organismo se satura, y las cantidades adicionales de alcohol se acumulan en la sangre y los tejidos, hasta que puedan ser metabolizados.

Existen mitos entorno a cómo burlar al alcoholímetro. Algunos de ellos son beber mucha agua, comer muchas pastillas de menta o masticar café, sin embargo, aunque el aroma del alcohol podría pasar inadvertido, recuerda que lo que se mide no es tu aliento sino la cantidad de alcohol presente en el aire de tus pulmones.

Beber con moderación es la clave para disfrutar estas fiestas navideñas. Esto no sólo puede salvar la vida de otras personas, sino también la tuya.

En México el límite para poder conducir es de 0.40 grados de alcohol lo que equivale a sólo una copa de vino o cerveza. La Ley de Movilidad prevé en el artículo 186 una multa de 150 a 200 salarios mínimos (hasta 12,952 pesos) a quien  rebase el límite.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS