Se le llama onicofagia al acto de morderse las uñas. (Foto: Especial)

¿Morder tus uñas puede ocasionarte la muerte?

Morderse las uñas puede generar múltiples infecciones debido a las bacterias que se alojan en la mugre de esta zona
Abigail Gómez |El Universal
04 Mayo, 2018 | 14:00 hrs.

Luke Hanoman, británico de 28 años, estuvo a punto de perder la vida después de que su costumbre de comerse las uñas se tradujera en una infección con graves consecuencias.

El diario británico Mirror dio a conocer la noticia del hombre que estuvo a punto de morir debido a la antihigiénica costumbre de comerse las uñas, para alertar a quienes suelen realizar esta práctica, de los posibles riesgos.  

El hombre de la historia solía morderse las uñas constantemente a causa de los nervios hasta que un día comenzó a sentirse mal tras haber ingerido la piel que algunas veces se desprende alrededor de las uñas, esa que en México conocemos como padrastros.

Al principio Hanoman pensó que era una simple gripe debido a los síntomastemperaturas altas, pulso acelerado, sudores fríos y temblores, y continuó realizando sus actividades de manera normal pensando que sería algo pasajero; sin embargo, al poco tiempo se encontraba tan grave que su madre tuvo que llevarlo al hospital.

El diagnóstico que los médicos le dieron fue el de sepsis, es decir, una grave infección que se caracteriza por el envenenamiento de la sangre y que puede ser mortal si no se trata de manera oportuna.

A pesar de la gravedad de la infección después de cuatro días en observación y los médicos lograron salvar su vida. De acuerdo a sus palabras "tuvo suerte" de sobrevivir, ya que, según la organización The UK Sepsis Trust, en Reino Unido unos 44 mil personas mueren la sepsis cada año.

Desde entonces, Hanoman trata de concienciar a la gente sobre la sepsis y sobre los riesgos a la salud que puede generar el terrible hábito de morderse las uñas, el cual es en realidad una enfermedad conocida como onicofagia y en muchas personas se presenta como un síntoma de estrés y ansiedad.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS