Si se detecta a tiempo puede curarse en un 100%. (Foto: Especial)

México, segundo país en AL con más Hepatitis C

La HC puede convertirse en cirrosis si no se recibe tratamiento adecuado.
Redacción |EFE
25 Junio, 2018 | 11:00 hrs.

México es el segundo país en América Latina con mayor número de afectados por el Virus de Hepatitis C  y su diagnóstico oportuno resulta vital para evitar complicaciones como la cirrosis o el cáncer de hígado ya que si se recibe tratamiento a tiempo es posible curar por completo dicha enfermedad, según explicó el doctor Enrique Wolpert Barraza.

"El reto de la hepatitis C es el diagnóstico oportuno, pues al ser una enfermedad que no da síntomas, puede evolucionar hacia formas crónicas como hepatitis crónica, cirrosis o cáncer de hígado", señaló el especialista.

Según estimaciones recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 185 millones de personas en todo el mundo están infectadas por el virus de la hepatitis C(VHC), de las que cada año mueren 350.000. En tanto, se estima que en Latinoamérica 7,2 millones de personas viven con hepatitis C crónica, de las cuales sólo un 25 % ha recibido un diagnóstico y de ellas unas 300.000 reciben tratamiento.

Se prevé que un tercio de las personas cuya infección deriva en enfermedad crónica acabarán sufriendo cirrosis o cáncer de hígado. "Esto es un problema grave de salud pública", explica Wolpert Barraza, presidente del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática.

El especialista asegura que lo irónico de la enfermedad es que, al ser detectada a tiempo se puede curar al 100 %, sin embargo, debido a que no genera ningún síntoma el diagnóstico puede ser difícil de realizar. "Detectarlo y tratarlo a tiempo es fundamental para eliminar el virus. A diferencia de otras enfermedades como el VIH, donde el virus solo queda inactivo, en la hepatitis, con los medicamentos podemos eliminar ese virus", dice el especialista.

Agregó que en México el diagnóstico de la hepatitis C se puede realizar a través de una prueba "muy sencilla, barata y muy sensible a todas las personas que tengan factores de riesgo". Es decir, a pacientes que hayan tenido una transfusión de sangre antes de 1995, personas que usen drogas inyectables, aquellos que se hagan tatuajes o perforaciones en establecimientos insalubres, y las personas que tengan sexo sin protección con diferentes parejas.

En México, asegura, se estima que existen entre 400.000 y 600.000 enfermos con hepatitis C que requieren tratamiento para evitar que lleguen a cirrosis o cáncer de hígado. "Sin embargo, la mitad o más no saben que tienen la enfermedad. Por eso es un problema de salud pública que requiere de toda la atención del sector de salud", señala.

Es por ello que, con el objetivo de revisar, analizar, discutir y emitir recomendaciones sobre la mejora en las políticas de atención y control de esta enfermedad, se creó la Coalición para el Estudio de la Hepatitis C. En este organismo especializado, dice Wolpert, participarán  instituciones públicas y privadas, académicos, sociedades médicas y organizaciones de la sociedad civil con el fin de hacer conciencia de la población sobre la importancia de la prevención.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS