Los pequeños suelen adoptar malos hábitos de sueño de sus padres. (Foto: Especial)

Los niños crecen más en vacaciones

La obesidad infantil y la baja estatura están ampliamente relacionados con la falta de sueño
Redacción | El Universal
12 Octubre, 2018 | 09:00 hrs.

Cuando después de un periodo vacacional los niños vuelven a la escuela es común escuchar comentarios sobre su incremento de estatura. Frases como “¿creció en las vacaciones?, “lo veo más alto”, “dio el estirón”, se escuchan fácilmente.

La ciencia parece dar la razón a estas percepciones y explica por qué, tal cómo las personas lo perciben, los niños crecen durante su temporada de descanso.

De acuerdo con Rafael Santana, responsable médico de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM: “las vacaciones son un periodo especial y necesario porque los niños duermen más; no se tienen que levantar temprano y entonces la hormona de crecimiento se libera”.

Mediante un comunicado de prensa, emitido por la institución educativa, el especialista señaló que actualmente se vive una crisis en cuestión del sueño ya que las personas duermen cada vez menos y su poco sueño es de menor calidad.  

Esta situación se traslada a los niños debido a que adoptan las rutinas y los vicios de sus padres al dormir. Los menores “no duermen las horas que requieren de acuerdo con su edad, y eso se refleja en su crecimiento y desarrollo”, alertó el experto.

Por esta razón Santana Miranda exhortó a los padres a respetar el sueño de los niños ya aseguró que dejarlos dormir más tiempo no es malo y tiene efectos positivos en su crecimiento. “Es una manifestación de su organismo, estamos equivocados al exigirles que vayan contra su naturaleza”, expresó.

El universitario también recomendó vigilar que los niños se acuesten temprano y que no estén expuestos al celular ni ningún otro tipo de pantalla por lo menos de tres a una hora antes de acostarse.  

El especialista también advierte que no dormir es la base de trastornos metabólicos, cardiovasculares, de bajo rendimiento y falta de crecimiento; incluso, incide a la postre en el abuso de sustancias.

También recalcó que la epidemia de obesidad infantil está ampliamente relacionada con la falta de sueño pues “cuando se duerme poco y mal se activa el área del apetito en el cerebro, con predilección por los carbohidratos”.

Otro riesgo de la restricción de sueño en edad preescolar es que se pueden incrementar parasomnias como sonambulismo, terrores nocturnos, despertares confusos y pesadillas.

Finalmente, el maestro en Rehabilitación Neurológica recomendó que los niños eviten antes de acostarse el consumo de sustancias activadoras como azúcar y chocolate.

La Clínica de Trastornos del Sueño de la FM cuenta con dos sedes: una dentro del campus de Ciudad Universitaria y la otra al interior de la Unidad de Medicina Experimental del Hospital General de México; tan solo en esta última se atendió, de enero a julio del presente año, a 825 paciente pediátricos.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS