La actriz Brigitte Nielsen dio a luz recientemente. (Foto: Especial)

Los desafíos psicológicos de embarazarse a los 50

Ha incrementado el número de mujeres que buscan ser madres después de los 50
Redacción | El Mercurio
26 Junio, 2018 | 11:00 hrs.

La noticia de que la actriz Brigitte Nielsen, ex esposa de Sylvester Stallone, se embarazó a los 54 años, así como de otras artistas que han logrado la maternidad a edades avanzadas,incrementa la esperanza de mujeres maduras que desean ser madres y que buscan a un especialista para hacer realidad ese sueño.

Sin embargo, a pesar de estos casos tan sonados, expertos en el tema advierten que a esas alturas de la vida, la fertilidad es casi nula y lograr un embarazo de manera natural es posible, pero extremadamente inusual. A los 40 años, la posibilidad de concebir es de apenas un 5% por ciclo y, desde los 45, el riesgo de un aborto espontáneo es del 95%.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile, entre los años 2000 y 2010, las mujeres que tuvieron a su primer hijo sobre los 45 años aumentaron en un 24 por ciento. Pero, como acota el doctor Gonzalo Duque, ginecólogo y director de la Unidad de Medicina Reproductiva de Clínica Las Condes, un embarazo natural sobre los 45 años "es casi anecdótico". Esto implica que, si bien no hay estadísticas al respecto, es factible suponer que un porcentaje no menor de estas madres recurrió a algún tipo de fertilización asistida.

“La edad promedio de las mujeres que asisten a una consulta de medicina reproductiva es de 37 años, pero la población sobre 50 años se ha incrementado”, confirma Mauricio Mondion, ginecólogo de la Unidad de Medicina Reproductiva de Clínica Santa María.

Entre estas mujeres, la opción de adoptar suele verse sólo como la última carta a jugar. En parte, porque la ley de adopción vigente pide una diferencia máxima de 45 años con el adoptado, lo que implica que una mujer de 50 años solo puede adoptar niños mayores de 5 años y no una bebé, como muchas quieren.

Pero principalmente porque ansían "vivir el embarazo, dar pecho", como explica la ginecóloga María José Miranda, quien trabaja en el Idimi (Instituto de Investigaciones Materno Infantil, de la Universidad de Chile) y además es directora del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva.

Marianela Moraga, contadora auditora hoy dedicada al ámbito académico, es una de las mujeres que tomó la decisión de someterse a un proceso de fertilización asistida a una edad avanzada. Tiene 52 años y su hija Victoria -"¡Qué otro nombre le podíamos poner!", dice con euforia,  nació hace poco más de una semana en la Clínica Las Condes, luego de un embarazo que tuvo algunas complicaciones y, por lo tanto, exigió mucho reposo y un parto por cesárea.

“No tengo miedo de ser una mamá vieja”, asegura. “Estamos tan contentos, y Victoria fue tan esperada, que solo queremos que crezca rodeada de cariño. Es verdad que a veces nos preguntamos si vamos a tener la energía para cuidarla pero un hijo es siempre una incertidumbre, no importa a qué edad. A nosotros nos tocó el milagrito ahora”, cuenta la nueva mamá.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS