Muchas de estas bacterias son resistentes a los antibióticos. (Foto: Especial)

Los celulares de médicos pueden causar infecciones en los hospitales

Los celulares están en contacto directo con las bacterias de los hospitales
Abigail Gómez |El Universal
20 Julio, 2018 | 09:00 hrs.

Bacterias peligrosas como el Staphylococcus aureus, Streptococcus spp, Enterococcus spp, entre otros, se encuentran en los teléfonos de los médicos, enfermeras y demás personal que labora en los hospitales.

Así lo señaló una investigación en la que se analizaron diferentes celulares de trabajadores de la salud para demostrar que estos aparatos podían ser una importante fuente de transmisión de enfermedades dentro de los hospitales.

De acuerdo con un estudio, publicado por la revista Annals of Clinical Microbiology and Antimicrobials, los teléfonos móviles son ampliamente utilizados dentro de los nosocomios y están en contacto directo con el cuerpo, con la boca y las manos de los que ahí laboran, lo cual puede hacer que bacterias peligrosas viajen de un paciente a otro.

El estudio se realizó dentro de la unidad de cuidados intensivos de un hospital y se analizaron los teléfonos y manos de 200 trabajadores para saber qué tipo de bacterias se podían encontrar en los aparatos.

La contaminación bacteriana de los teléfonos fue del 94.5% y demostró no sólo una alta tasa de bacterias en los celulares sino también que dicha contaminación era con patógenos que son comunes en los hospitales y que se caracterizan por ser resistentes a varios antibióticos.

“Entre las cepas aisladas de teléfonos móviles se encontró  la S. aureus en un 52.0% y aquellas cepas aisladas de las manos de 37.7% eran resistentes a la meticilina. Las cepas gramnegativas se aislaron de teléfonos celulares de 31.3% y las cepas resistentes a ceftazidima de las manos fueron 39.5%. Otras bacterias encontradas fueron: estafilococos, coliformes, enterococos y levaduras, señaló el artículo.

Estos resultados sugieren que los objetos de contacto cercano con los médicos corren el riesgo de convertirse en reservorios de bacterias que se transmiten fácilmente desde el teléfono móvil a las manos de los trabajadores del hospital y de ahí a los pacientes o familiares.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS