Los amigos pueden incitar a realizar actividades saludables (Foto: Especial)

¿Los amigos dan buena salud?

Los amigos pueden influir de manera positiva en la salud de las personas a cualquier edad
Ronny Suárez | GDA
09 Mayo, 2018 | 11:00 hrs.

Diversos estudios científicos han tratado de encontrar la relación entre la salud personal y los amigos. Y es que tener amigos puede traducirse en múltiples beneficios al organismo y a la mente, claro, siempre y cuando se trata de compañia que se genere en entornos sanos.

En este caso las amistades se tornan fuente de buena salud ya que con ellos se comparte, se crece, se enriquece, se es feliz, los cuales son requisitos fundamentales para la estabilidad mental. Pero de acuerdo con expertos y estudios recientes, los amigostambién pueden ser el mejor motor para interesarse por la actividad física, que redunda en estilos de vida saludables.

Investigaciones recientes dan fe también de la influencia del entorno social en la práctica de la actividad física. Y no solo en la vida adulta. En realidad, esa injerencia comienza desde la niñez, tal como encontró un estudio publicado a finales del pasado mes marzo en Psychological Science, una revista de la Asociación para la Ciencia Psicológica.

Dicho trabajo halló que el tiempo compartido con amigos en la infancia se asocia con la salud física en la edad adulta. Tal como menciona el portal Science Daily, los científicos analizaron los datos del Pittsburgh Youth Study, un estudio longitudinal que siguió a un grupo de 267 niños que fueron reclutados inicialmente para participar como estudiantes en las escuelas públicas de esa ciudad estadounidense.

En ese estudio los padres informaron a lo largo de las décadas cuánto tiempo pasaron sus hijos con sus amigos durante una semana normal, comenzando cuando tenían alrededor de 6 años y hasta los 16 años. Lo que hallaron fue que los niños que pasaron más tiempo con amigos en esas edades tendían a tener una presión arterial más baja y un Índice de Masa Corporal (IMC) menor que los niveles normales al llegar a los 30 años.

La psicóloga Jenny Cundiff, de la Texas Tech University, concluye que los resultados de este estudio longitudinal âproporcionan una fuerte pista de que la integración social temprana es buena para nuestra salud, independientemente de otros factores como personalidad, peso y estado social de la familia. En resumen, que nuestros amigos pueden proteger la salud.

Adquirir esos hábitos saludables en la niñez, gracias a las amistades, genera más adherencia a la actividad física en la adolescencia. Esa edad es crucial para la salud, primero porque allí se terminan de formar la personalidad y los hábitos, como explica la psiquiatra Danelia Cardona, pero también se comienzan a disparar los factores de riesgo que causan múltiples enfermedades no transmisibles en el futuro.

La influencia social no se limita a la infancia ni a la adolescencia. En la vejez la compañía es igualmente fundamental para lograr beneficios en salud. De hecho, un estudio de revisión de 27 investigaciones, que hizo el Instituto de Deporte, Ejercicio y Vida Activa de la Universidad de Victoria, en Melbourne (Australia), confirmó que las personas con apoyo social tienen más probabilidad de hacer actividad física constante que las solitarias, especialmente si se trata de familiares quienes los apoyan.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS