Especial

Lo mejor que puedes hacer por un anciano

La compañía y las amistades pueden ser la mejor medicina en la vejez.
Redacción | GDA
07 Diciembre, 2017 | 11:00 hrs.

La compañía y las amistades pueden ser la mejor medicina en la vejez. Por eso, lo más importante que deben hacer los hijos para cuidar adecuadamente a sus padres cuando ya son ancianos es relacionarse con ellos o facilitarles espacios donde puedan compartir con los demás.

Esta es la principal recomendación del médico geriatra Diego Fernando González: “La soledad enferma y causa muerte”, afirma, y dice que las principales quejas de sus pacientes son, justamente, el aislamiento y que no los tengan en cuenta.

Fernando González explica que se considera adulto mayor a las personas mayores de 60 años, que sufre transformaciones como cambios auditivos, visuales, cardíacos o pulmonares, propios del envejecimiento, que pueden ser cuidados por un médico para que a los 80 años funcionen lo mejor posible.

Los médicos y cuidadores pueden cumplir su misión como controlar las enfermedades, ayudarles a tomar sus medicamentos a tiempo, cocinar sus alimentos, asear el hogar o lavar su ropa.

Pero nada hará sentir mejor a la persona que contar con cariño y gente a su alrededor. Una llamada todos los días, una conversación honesta y prolongada, más allá del “¿cómo estás?”, en la que el hijo o el nieto les cuenten a sus viejos su vida diaria o hablen sobre cualquier tema puede ser más importante y reconfortante para el alma que encontrar a una persona que permanezca todo el día a su lado, pero que no le genere un vínculo verdadero.

De acuerdo con estudios citados en el libro Cumplir años sin hacerse viejo, del médico e investigador Rudi Westendorp, experto en envejecimiento y catedrático de medicina geriátrica en Copenhague, los ancianos que suelen recibir visitas y hacer contactos con amigos o familiares tienen una mejor calidad de vida, se sienten más vitales y satisfechos.

El doctor Torres recomienda que si un anciano decide quedarse a vivir en su casa, pero totalmente aislado, lo mejor que pueden hacer los hijos es sugerirle vincularse a un club de jubilados o participar de actividades con otras personas de la tercera edad.

Pero, si esto no es posible, lo mejor entonces es procurar que viva en lugares donde pueda compartir con otras personas.

Una equivocación que cometen muchas veces los hijos o sobrinos con sus padres es que los infantilizan. Los ancianos no son niños. Como lo afirma González, “no entienden que la persona está cumpliendo un ciclo de vida, que requiere cierto apoyo, pero no es igual a decir que es un niño, tiene que tratarse como una persona adulta con algunas características diferentes”.

Los adultos mayores deben de tener actividad intelectual y se les puede ayudar a resolver crucigramas o leerles, si no ven bien.

El geriatra señala que los hijos deben aprovechar al máximo a sus padres mayores para que les enseñen de la vida y deben evitar tratarlos como si no pudieran vivir, como si no hubieran aprendido de la vida los suficiente para saber qué hacer en ciertos momentos. Son tan sabios que, como afirma el geriatra, la mayoría ya no le temen a la muerte.

 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS