El consumo de alimentos procesados incrementa la posibilidad de padecer obesidad. (Foto: Especial)

La obesidad podría originarse en el cerebro

El alto consumo de grasas provoca la inflamación de la parte del cerebro que controla la saciedad
Redacción | El Universal
21 Noviembre, 2019 | 13:19 hrs.

El consumo de alimentos con alto contenido calórico provoca una inflamación inmediata en un área del cerebro llamada hipotálamo, la cual controla el apetito y la saciedad, así lo detallan los investigadores en un artículo llamado “El origen de la obesidad ¿está todo en el cerebro?”, publicado en la revista de la Academia Mexicana de las Ciencias.

En este artículo, los investigadores demostraron que al bloquear la inflamación hipotalámica en los animales, se logra evitar la aparición de la obesidad. 

Los investigadores analizaron que dentro de la gastronomía mexicana hay múltiples platillos con un alto contenido calórico, lo que ha propiciado que sea un factor para que ocupemos el primer lugar en obesidad en el mundo, de acuerdo con Unicef, aunado a los malos hábitos de alimentación.  

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (2016), siete de cada 10 mexicanos tienen una mala alimentación, lo que representa que el 72.5% de adultos padezcan obesidad. 

Los factores por los cuales aparece la obesidad son distintos, según explican los investigadores en el artículo, un factor es el evolutivo, otro es por la mala alimentación en la cual influye la alta disponibilidad de alimentos procesados. 

Estos excesos en la alimentación causan una respuesta inflamatoria en el cerebro, debido a que los alimentos que consumimos tienen muchas azúcares simples y grasas, lo que puede interferir con los circuitos normales entre las neuronas del hipotálamo el cual se encarga de mandar señales al cerebro de hambre o saciedad

Es decir, el consumo de alimentos procesados o con alto contenido calórico, provoca que se detone en el cerebro un proceso inflamatorio y se especula que esta actividad causa el origen de la obesidad

Por lo anterior es importante mantener un equilibrio entre la cantidad de energía que consumimos a través de los alimentos y la cantidad de energía que utilizamos o almacenamos para ello influye la actividad física que realizamos diariamente. 

Los investigadores de Balance Energético y Obesidad en el Neurocentre Magendie, en Burdeos, Francia, han investigado las microglías en el desarrollo de esta enfermedad, y concluyeron que una dieta rica en grasas y azúcares provoca la inflamación central en el hipotálamo lo que como consecuencia provoca obesidad en las personas. 

Después de realizar varias pruebas a animales, lograron bloquear la proliferación de microglías las cuales surgen al consumir una dieta altamente calórica, lo que a su vez  provoca cambios en los circuitos neuronales que se relacionan con el desarrollo de la obesidad, esto quiere decir que pueden frenar la aparición de la obesidad en un futuro. 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS