Busca una forma de enseñanza sustentada en el estudio del niño. (Foto: Especial)

La escuela que enseña desde las emociones

Este sistema educativo contempla el desarrollo mental y emocional del niño
Fernando Guevara| El Universal
07 Marzo, 2018 | 17:13 hrs.

En México existen diferentes modalidades de educación básica, una de ellas es la Mandala International Academy. Gabriela Solorio, asesora pedagógica de Mandala International Academy, indica  que es una experiencia educativa que tiene como objetivo ofrecer a los niños una experiencia que permite el desarrollo integral de su ser, es decir, el desarrollo de sus mentes, emociones y espíritu.

“Estamos siendo  asesorados y aplicando técnicas estratégicas de alrededor del mundo que se han puesto ya en práctica y que han tenido resultados positivos, por ejemplo, dentro de la educación de Finlandia se tienen ciertos principios básicos de lo que es el niño y de lo que necesita para generar salud en su ser, es decir el propiciar los ritmos y los espacios que favorecen el desarrollo de su ser en armonía, lo que no es contemplado en una educación tradicional.

Esta nueva forma de enseñanza está sustentada en el estudio del niño, las diferentes corrientes pedagógicas hablan del aprendizaje y de la enseñanza de una manera únicamente académica. Su propósito es ofrecer más allá del conocimiento, una educación “para las manos, para la mente y el corazón donde los niños tengan herramientas para expresar lo que ellos ya son”.

En este sistema, los niños aprenden a través de experiencias vivas, en donde en una clase de matemáticas se está aprendiendo también historia y geografía.

“Existen una serie de investigaciones alrededor de la importancia de la emoción en la investigación. Cuando un niño vive desde una experiencia que le genera sentimientos que está con otros el aprendizaje se ancla en su ser”.

El Mandala Academy es una escuela incorporada a la SEP donde se siguen los contenidos y el plan de estudios que la secretaría da pero la metodología es lo que ofrece la filosofía Mandala.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS