La joven se puso en contacto, y sin que su familia lo supiera, con un centro privado que practica la eutanasia desde 2013. (Foto: Especial)

Joven que sufrió abuso sexual muere por eutanasia a los 17 años

Este procedimiento no lo suelen solicitar los adolescentes o jóvenes con dolores psíquicos
Redacción | El Universal
04 Junio, 2019 | 17:22 hrs.

Una adolescente holandesa, de 17 años, aquejada de estrés postraumático, anorexia y depresión, falleció por eutanasia este domingo en Arnhem, Países Bajos, informó el diario español El País.

Estoy exhausta tras años de lucha y he dejado de comer y beber. Después de muchas discusiones y análisis de mi situación, se ha decidido dejarme ir porque mi dolor es insoportable”, escribió la joven.

Noa Pothoven, como se llamaba, sufrió abuso sexual a los 11 años en una fiesta escolar y un año después en una fiesta de adolescentes. Esta misma experiencia se repitió a los 14 años en un callejón de su ciudad.

Si bien en ese momento no interpuso una denuncia, más tarde lo hizo. Por lo que revivir el asalto, según su madre, fue demasiado para su hija.

Desde entonces tuvo anorexia e ingreso a una institución durante seis meses. Al salir esta enfermedad empeoró. “No vivo desde hace mucho tiempo, sobrevivo, y ni siquiera eso”, explicó antes de morir.

Antes de ser admitida en una clínica para desórdenes alimentarios tuvieron que pasar seis meses. En 2018 su historia llegó a los medios de comunicación nacionales.

Desde 2002 la eutanasia en Holanda es legal. A partir de los 12 años los niños con enfermedades sin curación pueden solicitarla; sin embargo, necesitan el permiso de sus padres. Una vez alcanzados los 16 años deciden por su cuenta.

Este procedimiento no lo suelen solicitar los adolescentes o jóvenes con dolores psíquicos.

Pothoven escribió un libro, Ganar o aprender, donde cuenta su historia y con el que ganó un premio en marzo pasado. Éste, según su madre, debería ser una lectura obligada para cuidadores y jueves debido a que el dolor psíquico derivado de un trauma no se reconoce.

La joven se puso en contacto, sin que su familia lo supiera, con un centro privado que practica la eutanasia desde 2013 y al que acuden personas con este tipo de afectaciones.

El sufrimiento psíquico se encuentra dentro de la Ley de Eutanasia holandesa, siempre y cuando no tenga su origen en enfermedades físicas.

Noa Pothoven hizo una lista de cosas que le gustaría hacer, como “ir en moto, fumar un cigarrillo, beber alcohol, pedir un tatuaje y comer una chocolatina”, cita El País.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS