Cada estado de Estados Unidos ha regulado las leyes para tratar el problema. (Foto: Especial)

Joven celebra su mayoría de edad con una sesión de vacunas

Su madre se vió influída por la desinformación de internet acerca de las vacunas
Redacción | El Universal
13 Febrero, 2019 | 18:00 hrs.

En Estados Unidos, Ohio, un joven que nació en una familia antivacunas, se reveló a sus padres al cumplir 18 años y decidió aplicarse todas las inyecciones que no le pusieron, según narró en la cadena de National Public Radio el pasado fin de semana.

Ethan Lindenberger no fue vacunado de hepatitis, polio, sarampión, paperas, varicela, ni rubéola, así que en cuanto tuvo la maría de edad, decidió tener una sesión completa de inmunización.

Me puse todas las inyecciones que mi madre no me dejó ponerme a lo largo de mi vida”, comenta Ethan.

La mamá del chico pertenece al movimiento antivacunas, ya que se vió influída por medio de la desinformación que hay en internet, este tipo de ideas erradas han sido esparcidas por todos lados a tal grado que el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) tuvo que publicar páginas con mensajes como “Las vacunas no causan autismo”.

Sus hermanos mayores han sido prácticamente vacunados por completo, sin embargo, desde que su madre leyó diversos artículos decidió no vacunar a su hijo más pequeño. “Sabrá Dios cómo es que sigo vivo“, escribió el chico a Reddit.

Su post en el foro pidiendo ayuda para saber de qué manera vacunarse tuvo más de 1000 respuestas. Reunía post similares de chicos que tampoco habían sido vacunados y que querían hacerlo desafiando las creencias de sus padres.

Gracias a que Ethan creció escuchando a su mamá decirle que las vacunas eran malas y que traen efectos negativos, creía que el no estar inmunizado era algo normal. Sin embargo, en la escuela le pedían que se vacunara y cuando le platicó a sus amigos se percató que todos ellos tenían todas las inyecciones.

Poco a poco empezó a dudar acerca de lo que su mamá creía, por lo que decidió buscar información por su cuenta. “Cuando comencé a estudiarlo, me di cuenta de que había muchas más pruebas en defensa de las vacunas, a su favor”, comenta Lindenberger.

En una entrevista con la revista de ciencia Undark, la mamá del chico dijo que la decisión de su hijo se sintió como un insulto, ella lo llamó “una cachetada”. No obstante desde que él es legalmente adulto ella ya no puede detenerlo si quiere vacunarse, aunque eso no impide que trate de convencerlo para que no lo haga.

Para aquellos que quieren vacunarse sin el consentimiento de sus padres, las leyes federales ya regulan este problema, sin embargo, depende de las leyes de cada estado. En muchos casos es necesario tener 18 años para obtener procedimientos médicos sin el consentimiento de los padres.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS