La ghrelina anteriormente había sido reconocida por su único papel de aumentar el hambre. (Foto: Especial)

Hormona del hambre puede ayudar a promover la memoria

Esta molécula clave ayuda al nervio vago a promover la memoria
Redacción | El Universal
11 Julio, 2019 | 17:43 hrs.

Científicos en Estados Unidos descubrieron que una hormona encargada de enviar señales de hambre desde el intestino al cerebro, podría jugar un papel importante para el control de la memoria.

Se trata de ghrelina, una hormona que anteriormente había sido reconocida por su único papel de aumentar el hambre, según informó un estudio presentado por la Universidad del Sur de California.

Dicha hormona es producida y secretada antes de comer. Una vez que ésta se secreta, se une a receptores especializados en el nervio vago, el cual comunica una variedad de señales desde el intestino hasta el cerebro. 

También es ésta la molécula clave que ayuda al nervio vago a promover la memoria.

“Recientemente descubrimos que, además de influir en la cantidad de alimentos consumidos durante una comida, el nervio vago también influye en la función de la memoria”, dijo en un comunicado, Scott Kanoski, líder del estudio.

Lo anterior se comprobó luego de que los investigadores utilizaron un método de interferencia de ARN para reducir la cantidad de receptor de ghrelina en ratones de laboratorio, bloqueando la señalización de la proteína en el nervio vago.

Cuando los roedores fueron asignados a una serie de tareas de memoria, los animales con señalización de ghrelina vagal reducida se vieron afectados en una prueba de memoria episódica, es decir, recordar una ubicación u objeto específico.

A la hora de investigar si esta señalización también influye en el comportamiento de la alimentación, se encontró que los animales comían con más frecuencia pero consumían cantidades más pequeñas en cada comida.

Este resultado podría estar relacionado con problemas de memoria episódicos, lo que podría explicar cómo estos se forman; así como la relación que existe entre la memoria y el comportamiento alimentario.

“La señalización de ghrelina al nervio vago puede ser un enlace molecular compartido entre recordar una comida pasada y las señales de hambre que se generan antes del próxima comida”, concluyó el autor.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS