Abul Bajandandar sólo quiere ser una persona normal. (Foto: CNN)

Hombre “árbol” vuelve al hospital por complicaciones

La afección es causada por un defecto en el sistema inmunitario que aumenta la susceptibilidad al VPH
Redacción | El Universal
22 Enero, 2019 | 17:00 hrs.

Abul Bajandar, conocido como “el hombre árbol” por la rara enfermedad genética, tuvo que regresar al Hospital Universitario de Dacca en Bangladesh incluso después de haber tenido más de 20 cirugías desde el 2016, de acuerdo con la entrevista realizada por CNN a los médicos.

El padre de familia de 28 años ha vivido con la enfermedad epidermodisplasia verruciforme, prácticamente desde que nacío, lo que hizo que le crecieran verrugas extremadamente grandes en forma de cortezas en todo su cuerpo, pero sobretodo en las manos y pies.

La afección es causada por un defecto en el sistema inmunitario que aumenta la susceptibilidad al Virus del Papiloma Humano (VPH), que generalmente provoca infección crónica, lesiones cutáneas y mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel melanoma, siendo una enfermedad muy rara y que sólo se conoce un puñado de casos que lo padecen.

Aproximadamente menos de una docena de personas en el mundo tiene esta enfermedad genérica de la piel, aunque en el caso de Bajandar es agresiva, pues las excrecencias le impiden usar sus extremidades y desde hace años no puede trabajar. En más de una ocasión los doctores a cargo de su caso creyeron que estaba curado; pero todas las veces las verrugas volvían. Su familia puso fin a su tratamiento y lo llevó a su pueblo.

La doctora Samanta Lal Sen, coordinadora de la Unidad de Cirugía Plástica y Quemaduras del Hospital y Colegio Médico de Daca, comenta que su caso era muy complicado pero había progreso hasta que se fue a casa, comenta que le pidio muchas veces que volviera pero él no lo hizo. “Regresó al hospital el domingo con su madre. Debió venir aquí hace seis meses. Llegó demasiado tarde”. El estado de Abul empeoró, con lesiones en sus manos de 2.5 centímetros de largo aproximadamente. Las verrugas también se extendieron hasta sus pies y otras partes del cuerpo. Los doctores comentaron que necesitará entre cinco o seis operaciones más.

Antes de las cirugías, el padre de familia no podía comer, beber, lavarse los dientes ni bañarse sin ayuda. En 2016 el gobierno de Bangladesh cubrió el costo del tratamiento y esto se extenderá a cualquier cirugía que necesite en el futuro.

En 2017 las cirugías le permitieron comer y escribir con sus propias manos, pero no es suficiente, pues Abul Bajandar sólo quiere vivir como una persona normal y poder cargar y abrazar a su hija.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS