El riesgo aumentó hasta en un 50% en los participantes que tomaron siestas de al menos 90 minutos. (Foto: Especial)

Hacer siestas de más de una hora aumenta el riesgo de que padezcas diabetes

La investigación mostró mayores probabilidades de diabetes tipo 2 al tomar siestas de más de 60 minutos diarios
Redacción | El Universal
05 Agosto, 2019 | 12:12 hrs.

Las siestas de más de una hora al día están relacionadas con una mayor prevalencia de diabetes tipo 2, más peso y perímetro de la cadera, así como con peores valores de acumulación de grasa.

Así lo demostró un estudio realizado por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) y publicado en el Journal of Clinical Medicine.

La investigación, enmarcada en el proyecto “Predimed Plus (Prevención con dieta mediterránea-plus)”, mostró mayores probabilidades de diabetes tipo 2 al tomar siestas de más de 60 minutos diarios.

Este riesgo aumentó hasta en un 50% en los participantes que tomaron siestas de al menos 90 minutos, en comparación con aquellos que dormían menos de 30 minutos o no hacían siestas.

“Las posibles perturbaciones en el sistema inmunitario-endocrino podrían explicar la asociación antes mencionada” según explicó el artículo.

A esto se suma el aumento de la actividad simpática al despertar, lo que podría provocar la interrupción del equilibrio simpatovagal, la posterior disminución de la secreción de células beta pancreáticas y la desregulación de la glucosa.

Los hallazgos también demostraron un mayor índice de masa corporal y circunferencia de la cintura.

Lo anterior se descubrió luego de que los investigadores realizaron un análisis transversal de los datos iniciales de 2 mil 190 participantes de edad avanzada con sobrepeso y síndrome metabólico.

En ellos la siesta se evaluó de forma objetiva mediante la colocación de acelerómetros (un aparato que detecta la actividad física o sedentaria a lo largo del día).

La siesta diurna de menos de media hora parece relacionarse con algunos beneficios sobre la salud como mejora del estado de alerta y función cognitiva, así como una reducción del riesgo de mortalidad.

“El problema llega cuando prolongamos la duración de la siesta, especialmente de más de 60 minutos al día, tiempo que se ha asociado con una mayor morbilidad y mortalidad”, dijo en un comunicado el líder del estudio, Jordi Salas.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS