La disminución del flujo sanguíneo al cerebro en pacientes con Alzheimer podría revertirse en algunas regiones. (Foto: Especial)

Fármaco para la hipertensión podría ayudar a tratar el Alzheimer

En personas con Alzheimer incrementó el flujo de sangre en una área del cerebro encargada de la memoria
Redacción | El Universal
19 Junio, 2019 | 18:00 hrs.

Un medicamento para tratar la presión arterial alta podría ofrecer resultados prometedores para la enfermedad de Alzheimer, según una nueva investigación de la American Heart Association.

Se trata de la nilvadipina, un bloqueador de calcio que se usa para tratar la hipertensión y que incrementó en personas con Alzheimer el flujo de sangre en una área del cerebro encargada de la memoria y el centro de aprendizaje.

Estos hallazgos indican que la disminución del flujo sanguíneo al cerebro en pacientes con Alzheimer podría revertirse en algunas regiones.

“Una pregunta importante es si este aumento observado en el flujo sanguíneo cerebral se traduce en beneficios clínicos”, señalaron los autores.

Investigaciones anteriores han demostrado que este flujo sanguíneo disminuye a principios de la enfermedad de Alzheimer, una de las formas más común de demencia.

Para este estudio, los investigadores intentaron descubrir si la nilvadipina podría ayudar a tratar el Alzheimer comparando el uso del medicamento y un placebo entre personas con esta enfermedad.

Para ello, asignaron aleatoriamente a 44 participantes quienes recibieron un placebo o dicho medicamento durante seis meses.

Al comienzo del estudio y después del periodo de prueba, los investigadores midieron el flujo de sangre a regiones específicas del cerebro a través de una técnica única de resonancia magnética.

Los hallazgos mostraron que el flujo sanguíneo al hipocampo, la memoria del cerebro y el centro del aprendizaje, aumentó un 20% entre el grupo de nilvadipina en comparación con los que recibieron el placebo.

Este tratamiento para la presión arterial alta es prometedor ya que no parece disminuir el flujo de sangre al cerebro”, dijo el responsable del estudio, Jurgen Claasen.

Los participantes fueron evaluados entre 2013 y 2015 como parte de un proyecto de investigación más amplio que compara la nilvadipina con un placebo entra más de 500 personas con Alzheimer moderado a leve.

En ese proyecto, los efectos en el flujo sanguíneo no se midieron. Además, no se observó un beneficio clínico con el uso de ese medicamento, pero un subgrupo mostró una disminución más lenta de la memoria.

“En el futuro, debemos averiguar si la mejora en el flujo sanguíneo, especialmente en el hipocampo, se puede usar como un tratamiento de apoyo para retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer, sobre todo en etapas más tempranas”, apuntó Claasen.
 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS