Con ocho años libre de cáncer, Mark Herzlich ambiciona con volver a pisar el campo (Especial)

Estrellas de la NFL que le ganaron al cáncer

Este año coincidió la conmemoración del Día mundial contra el cáncer y el Súper Bowl
Daniela Payán Escobar | El Universal
19 Febrero, 2018 | 18:28 hrs.

Por segunda vez desde que se instauró el Día Mundial contra el Cáncer, hace 18 años, la jornada dedicada al combate de esta enfermedad coincide con uno de los eventos deportivos más importantes del orbe: el Súper Bowl.

Ya es clásico que en octubre, los emparrillados se tiñan de rosa; o que los jugadores demuestren su compromiso social mediante fundaciones dedicadas a males oncológicos, como Greg Olsen, ala cerrada de los Carolina Panthers y fundador de Receptions for Research, en honor a su madre, una sobreviviente del cáncer de mama.

La historia entre este par reúne varios capítulos de diagnósticos cancerígenos en los seres queridos de los atletas y en los propios deportistas. Hay casos que vencieron al enemigo antes de convertirse en inspiradoras estrellas, otros ponen puntos suspensivos a sus carreras para dedicarse de lleno a su recuperación, mientras que a algunos les es arrebatado para siempre el sueño de ser campeones de la NFL.

Pero tratándose de un padecimiento tan agresivo y con altas tasas de mortalidad (8.8 millones de decesos en 2015, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud), resulta sorprendente cuando alguien no se conforma con doblegar al cáncer, sino que aprovecha esa “segunda oportunidad” para conquistar el Vince Lombardi.

Mark Herzlich

Mientras estudiaba en Boston College, a Mark Herzlich le detectaron sarcoma de Ewing, “el tercer tipo de cáncer de hueso primario más común, y el segundo más frecuente en niños, adolescentes y adultos jóvenes”, describe la Sociedad Americana contra el Cáncer.

El nacido en Missouri reapareció por la puerta grande para su último año colegial y en 2011 fue firmado por los New York Giants. Meses más tarde, en la que fue su temporada de novato, se coronó con la franquicia neoyorquina en el Super Bowl XLVI, tras imponerse 21-17 a los favoritos New England Patriots.

Actualmente, con ocho años libre de cáncer, Herzlich ambiciona con volver a pisar el campo, luego de un 2017 inactivo por una lesión de cuello que, espera, no se convierta en un obstáculo para retomar su “cuento de hadas”.

_new-york-giants-mark-herzlich-tackles-cancer-head-on.jpg

Karl Nelson

Hace tres décadas, Nueva York fue sede de otra hazaña similar. En agosto de 1987, siete meses después de cubrirse de gloria con los Giants en el Super Bowl XXI, el tackle Karl Nelson se sometió a una biopsia que reveló la presencia de linfoma de Hodgkin, “un cáncer originado en los glóbulos blancos llamados linfocitos, los cuales son parte del sistema inmunológico”, explica la Sociedad Americana contra el Cáncer.

El golpe fue brutal, pues Nelson fue titular indiscutible durante las campañas del 84, 85 y 86, en las que su equipo siempre clasificó a playoffs. La racha se cortó para ambos tras el diagnóstico, sin embargo, el egresado de la Universidad Estatal de Iowa derrotó a los pronósticos, se reintegró con los Giants y los ayudó a reencontrarse con la postemporada.

Y aunque la enfermedad volvió a atacarlo y lo obligó a retirarse en 1989, a los 28 años de edad, hoy lleva una vida plena, con tres trofeos en su palmarés: uno se lo ganó a los Broncos y los otros dos, al cáncer.

SU MAYOR RIVAL

Tres jugadores que vieron acción en la temporada 2017 de la NFL tienen “récord ganador” contra el linfoma.

James Conner
Se le detectó linfoma de Hodgkin cuando apenas comenzaba su etapa colegial. Después de ser reclutado por los Acereros, la inspiradora historia provocó que su jersey se colocara entre los más vendidos de toda la Liga incluso antes de que debutara.

r247006_576x324_16-9.jpg

Eric Berry
Recibió el diagnóstico de linfoma de Hodgkin a los 25 años, tras quejarse de una molestia en el pecho. En mayo de 2015 acabó el tratamiento y volvió a los entrenamientos, a ocho meses de la amarga noticia.

image-30.jpeg

David Quessenberry
Tres años después de descubrir que padecía linfoma no Hodgkin, el californiano de 27 años por fin se estrenó en la NFL, el pasado 25 de diciembre, cuando incluso fue nombrado capitán del equipo.

dr8bjzevqaaakdu-5252925660.jpg

QUÉ DICEN LOS USUARIOS