Si bien todas las personas pueden contraer tuberculosis, existen factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar la enfermedad. (Foto: Especial)

Esta enfermedad suele ocasionar la muerte en personas con VIH

Esta enfermedad afecta principalmente los pulmones y se transmite a través de los estornudos y la tos
Redacción | El Universal
10 Septiembre, 2019 | 09:00 hrs.

De acuerdo con una nota de prensa de la Organización Mundial de la Salud (OMS),  la enfermedad oportunista que suele provocar la muerte de personas con VIH es la tuberculosis, que en 2016 la tuberculosis cobró la vida de 400 mil personas infectadas con VIH.

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que con frecuencia afecta a las personas con VIH y que incluso puede causarles la muerte, debido a que no pueden combatir los gérmenes causantes de este padecimiento.

Esta enfermedad es ocasionada por la Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que afecta principalmente los pulmones y que se transmite de una persona a otra a través de los estornudos y la tos, según información de la Clínica Mayo.

Algunos de los signos y síntomas que pueden presentarse incluyen tos con sangre, dolor en el pecho, pérdida de peso involuntaria, fiebre, sudoraciones nocturnas y escalofríos. Estos pueden variar en función de los órganos involucrados.

Si bien todas las personas pueden contraer tuberculosis, existen factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Es el caso de las personas con un sistema inmunitario debilitado, como aquellas que tienen VIH, viajar a zonas donde hay altos índice de la enfermedad y trabajar en áreas de la salud.

El sistema inmunitario debilitado provoca que al cuerpo le resulte difícil controlar las bacterias, por lo que en ellos este tipo de infecciones pueden hacerse más frecuentes y tener consecuencias graves.

La bacteria puede permanecer en el organismo en estado inactivo y no manifestar síntomas, cuando esto ocurre se conoce como tuberculosis latente. En esta etapa la infección no es contagiosa, aunque sin tratamiento ésta puede activarse.

Al permanecer, la bacteria activa (tuberculosis activa) la enfermedad es contagiosa. Esta fase puede ocurrir en las primeras semanas o años después de la infección.

Si durante esta etapa no se recibe atención médica, este padecimiento puede extenderse a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo. Además de ocasionar daños en articulaciones, problemas renales o hepáticos, trastornos cardíacos o hinchazón del cerebro.

En personas con VIH existen varias estrategias de atención sanitaria que son fundamentales para prevenir y tratar este padecimiento. Éstas incluyen: examen sistemático en busca de síntomas en cada consulta, control de la infección e inicio temprano con antirretrovirales.

Otras de las medidas para prevenir la transmisión del virus son ventilar la habitación, taparse la boca y usar mascarilla durante las primeras tres semanas del tratamiento.

Una vez recibido el tratamiento, que consiste en la administración de medicamentos, deben transcurrir varias semanas para no transmitir la bacteria causante de esta enfermedad.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS