Antes de que una vacuna sea aprobada y administrada pasa por muchas pruebas. (Foto: Especial)

¿Es verdad que la vacuna contra el sarampión causa autismo?

Después de que se eliminará el timerosal de casi todas las vacunas infantiles, las tasas de autismo siguieron aumentando
Redacción | El Universal
23 Marzo, 2018 | 10:00 hrs.

Tras la publicación de un estudio que vinculaba la vacuna contra el sarampión, paperas y rubéola con el autismo, un brote de virus altamente contagioso se está extendiendo por toda Europa. La razón, dicen expertos, es un movimiento contra la vacunación en constante crecimiento.

El trabajo de investigación, publicado en 1998 por la revista Lancet, demostró que las tres vacunas tomadas en conjunto alteraban el sistema inmunológico y causaban daño cerebral. Los hallazgos propiciaron temor en un gran número de padres, quienes eligieron no vacunar a sus hijos.

Tiempo después, y luego de que decenas de estudios intentaron replicar los estudios, el British Medical Journal desacreditó ampliamente la investigación. Aunque, fue hasta hace ocho años cuando Lancet se retractó formalmente del estudio, aludiendo serias fallas y un conflicto de interés no revelado.

Las autoridades médicas británicas, por su parte, retiraron la licencia de ejercicio a Andrew Wakefield, autor del estudio.

Pese a la desacreditación, en Italia un grupo de activistas contra las vacunas está tratando de disuadir a la población de vacunarse, debido a supuestos riesgos, como el autismo. Lo que ha ocasionado que el país enfrente una de sus peores epidemias de sarampión en los últimos años.

A diferencia de lo que este segmento poblacional cree, el Centro para el Control y la prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) sostiene que la vacunación protege a los bebés contra 14 enfermedades infantiles graves, consideradas hace algunas décadas como problemas de salud pública.

El CDC asegura que antes de que una vacuna sea aprobada y administrada pasa por muchas pruebas, con la finalidad de determinar su seguridad y eficacia.

Además, descarta la presencia de timerosal, un conservante a base de mercurio, en vacunas contra sarampión, paperas y rubéola, el cual por mucho tiempo fue asociado con el desarrollo de autismo.

“Incluso después de que se eliminará el timerosal de casi todas las vacunas infantiles, las tasas de autismo siguieron aumentando, lo cual es contrario de lo que cabría esperar si el timerosal causará autismo”, añadió.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS