A algunos bebés puede no gustarles el uso del chupón. (Foto: Especial)

¿Es verdad que el chupón previene la muerte de cuna?

El chupón impide que la lengua caiga hacia atrás y obstruya las vías respiratorias
Darinka Gómez | El Universal
27 Marzo, 2019 | 10:00 hrs.

Algunos estudios ha señalado que el uso del chupón puede ayudar a reducir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), mejor conocido como muerte de cuna; sin embargo, existen varios aspectos a considerar sobre esta posible solución.

Para entender mejor, la pediatra Yuri Villanueva explica en entrevista de dónde surge esta idea y cuál es la realidad en torno a ella.

“La asociación entre el uso de chupones y la reducción en la incidencia del SMSL se ha demostrado en algunos estudios; sin embargo, no ha sido confirmada su eficacia en ensayos controlados aleatorizados”, señala; es decir, no se han realizado ensayos clínicos concluyentes que permitan apoyar o refutar su uso.

Sin embargo, existen varios factores por los cuales sí podría existir una asociación entre el uso del chupón y la disminución del riesgo de muerte.

Uno de ellos es que la succión del chupete favorece el control de la respiración, lo cual disminuye los períodos de apnea (tiempo en el que un bebé deja de respirar por más de 20 segundos con alteración de sus signos vitales).

Por otro lado, el chupón impide que la lengua caiga hacia atrás y obstruya las vías respiratorias. También ayuda que para usar el chupete los niños deben dormir boca arriba, posición que disminuye el riesgo de muerte súbita.

Por estas razones, la Academia Española de Pediatría (AEP) sí recomienda un chupón a la hora de la siesta y a la hora de acostarse.

Las recomendaciones para introducir este objeto al bebé son que “si está amamantando, espere a que la lactancia materna esté bien establecida para ofrecer el chupón, generalmente al mes de edad”, explica Villanueva.

Por su parte, si el bebé es alimentado con fórmula se puede empezar con este artefacto desde los 15 días de nacido, nunca antes. Si el pequeño no desea usar el chupón se debe esperar unos días para volver a intentar ya que a algunos bebés no les gusta utilizarlo.

De acuerdo con la especialista, fue la doctora Rosemary Horne, del Instituto Monash, quien propuso que la muerte súbita del lactante se relaciona con un fallo en el sistema cardíaco del niño, cuando no se produce un ajuste adecuado en el ritmo del corazón o en la presión sanguínea.

El estudio halló que el acto de succionar el chupón aumentaba la variabilidad del ritmo cardíaco; sin embargo, este resultado fue sólo en un grupo de bebés que tenían entre dos y cuatro semanas de vida.

Se concluyó que el chupón mejora el ritmo cardíaco y la presión sanguínea en los recién nacidos aunque no se pudo explicar del todo el mecanismo exacto por el cual evita estos fallecimientos.

Si bien no existe información concluyente, las madres pueden usarlo para disminuir los riesgos siempre y cuando se sigan las siguientes recomendaciones:

-No iniciar su uso antes de los 15 días de vida.

-Restringirlo a partir de los ocho meses y suprimirlo por completo cuando el niño cumpla un año de edad.

-Si su bebé toma el chupón y se le cae después de que se duerme evite volver a colocarlo en su boca.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS