La vacuna de VPH se puede aplicar desde los 9 años (Foto: Especial)

¿Es segura la vacuna contra el papiloma humano?

El VPH es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar cáncer cervicouterino
Abigail Gómez |El Universal
10 Mayo, 2018 | 11:00 hrs.

A la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), al igual que ocurre con muchas otras, se le atribuyen efectos adversos a pesar de que no existan argumentos científicos que avalen esta teoría. Por el contrario,  se ha dado a conocer un exhaustivo estudio en el que se demuestra que la vacuna es completamente segura y no representa ningún riesgo para quienes la utilizan.

Además de ser completamente segura su uso protege contra múltiples riesgos asociados al VPH que van desde la aparición de verrugas hasta el desarrollo de cáncer cervicouterino. Este estudio es la revisión más grande hecha hasta el momento con este biológico. Estuvo a cargo de Cochrane una organización sin fines de lucro, libre de patrocinio comercial y otros conflictos de intereses con investigadores de más de 130 países. En concreto, el trabajo siguió los resultados de 26 estudios durante los últimos ocho años en73.428 mujeres de todos los continentes.

La mayoría tenía menos de 26 años, aunque tres ensayos reclutaron mujeres de entre 25 y 45 años. Como se sabe, el virus del papiloma se adquiere por contacto sexual, pero en la mayoría de las mujeres el sistema de defensas del cuerpo se encarga de eliminarlo. Sin embargo, cuando su presencia se hace persistente, causa daños a las células del cuello del útero que configuran lesiones que de no tratarse se transforman en cáncer.

De hecho, el 70 por ciento de los tumores son causados por el virus. Lo que el estudio demostró es que la vacuna prepara el sistema de defensa del organismo para evitar la infección y con ello se reduce la posibilidad de que aparezcan las lesiones que dan origen al cáncer. Por ahora, no hay estudios longitudinales suficientes para demostrar que reduzca la aparición del cáncer de manera absoluta, pero al evitar que se produzcan los daños que lo desencadenan, se infiere que el biológico sí lo evita.

Los experimentos aplicaron al azar la vacuna contra el VPH o un placebo a un grupo de mujeres que no sabían qué recibían y se observaron por un tiempo comparando todas sus reacciones. Bajo estos esquemas de investigación, la revisión evaluó la evidencia disponible de las dos vacunas: la bivalente (dirigida al VPH 16 y 18), y la cuadrivalente (dirigida al VPH16/18 y dos tipos de VPH de bajo riesgo que causan verrugas genitales) y se encontró que los eventos adversos de las personas vacunadas no son diferentes de los que presentan las mujeres no vacunadas que sirvieron de control.

En otras palabras, la vacuna no produce reacciones adversas ni efectos colaterales. También se halló que su aplicación disminuye los riesgos de presentar lesiones precancerosas en el cuello uterino en mujeres jóvenes, particularmente entre las edades de 15 y 26. De acuerdo con el informe, dado a conocer por la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, Centro Cochrane en Colombia, los estudios evaluados tienen elevada calidad científica y reunieron datos de mujeres de todos los continentes.

En ese sentido, el doctor Marc Arbyn, de la Unidad de Epidemiología del Cáncer, autor principal del estudio, apuntó que los hallazgos de esta revisión deben ser vistos dentro del contexto de múltiples estudios de vigilancia global, que han sido conducidos por el comité asesor global de seguridad de las vacunas de la OMS, que concluyó que el perfil de riesgo-beneficio de estas vacunas sigue siendo favorables.

Se había demostrado en múltiples estudios que disminuye en cerca del 90 por ciento el riesgo de lesiones de alto grado y esto lo refuerza. La duda era en cuanto a efectos colaterales que han reportado una asociación con dolor muscular regional, taquicardia y asociaciones no muy claras con el Guillain Barré, artritis reumatoide y diabetes tipo I; pero la OMS y este metaanálisis envían un parte de tranquilidad al descartar la relación con la vacuna y estos efectos, argumenta el especialista.

Diego Alejandro García, director del programa de vacunación del Ministerio de Salud, reconoce que el episodio de El Carmen de Bolívar llevó a una disminución de las coberturas de vacunación hasta un 6 por ciento en el 2016, lo que en otras palabras es un problema de salud pública, teniendo en cuenta que al menos 2.300 mujeres colombianas mueren anualmente por el cáncer de cuello uterino.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS