El arsénico es un elemento muy común en la mayoría de los terrenos y en el agua mineral. (Foto: Cuartoscuro)

Es normal que haya arsénico en el agua mineral: experto UNAM

El arsénico puede ser peligroso si se ingieren frecuentemente entre 100 y 200 miligramos al día
Redacción | El Universal
06 Mayo, 2019 | 12:25 hrs.

Luego de que Consumer Reports diera a conocer que el agua mineral de la marca Peñafiel contiene valores altos de arsénico, el especialista de la UNAM, Benjamín Ruiz Loyola, aseguró que la presencia de este elemento químico en las bebidas mineralizadas es completamente normal.

En entrevista con Gaceta UNAM, el académico de la Facultad de Química señaló que la mayoría de los minerales contienen una pequeña cantidad de arsénico. Además de que a la hora en que se extrae agua del subsuelo, ésta arrastra una parte de los minerales depositados en la tierra, incluido el arsénico.

“Sería necesario un tratamiento sumamente complicado para eliminar todos los minerales del agua que proviene del subsuelo pero entonces ya no sería agua mineral, sino completamente agua potable”, añade Ruiz Loyola a la publicación universitaria.

Es por ello que se le debe explicar a la gente que el arsénico es un elemento muy común en la mayoría de los terrenos y en el agua mineral.

El especialista indica que el arsénico puede ser peligroso por intoxicación crónica y por intoxicación aguda si se ingiere frecuentemente en una cantidad mayor a lo que establece la norma, es decir, entre 100 y 200 miligramos al día.

Esto debido a que se acumula en el organismo y da origen a una intoxicación crónica, la cual se manifiesta por medio de encallecimiento o endurecimiento en las palmas de las manos y las plantas de los pies, incluso por medio de manchas oscuras que pueden derivar en cáncer de piel. Además, puede afectar el hígado, los riñones y la vejiga.

Por otro lado, si se ingiere una cantidad muy alta de arsénico en una sola toma, causa dolor de cabeza, mareo, vómito y, finalmente, la muerte.

El académico dijo que si el agua con que se riegan los campos de pastoreo de ganado bovino contiene arsénico, existe la posibilidad de que el pasto lo absorba. Y una vez que el pasto sea consumido por las vacas, la leche que producen contendrá una pequeña cantidad de arsénico.

Por lo general, esta cantidad será mucho menor que la que pueda hallarse en el agua mineral. Aunque sí hay arsénico en la leche, lo habrá en quesos, crema, yogurt, y en todo tipo de productos lácteos elaborados con esa leche.

Si el ganado está destinado para la producción de cárnicos, también la carne podrá contener una pequeña cantidad del elemento químico. “Pero esta cantidad no representará ningún peligro, no ocasionará una intoxicación aguda. Ahora bien, si dichos productos son consumidos durante un tiempo muy largo sí podría haber un riesgo por bioacumulación de arsénico”.

Normalmente, el cuerpo humano no logra desechar todo el arsénico que entra en él. Así, donde es más fácil encontrarlo mediante análisis químicos es en el cabello, las uñas y la orina.
 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS