Las prótesis tienen un gramaje específico conforme a la talla y necesidades de cada mujer, son cosidas a mano y se empaquetan previo a su entrega. (Foto: IMSS)

Elaboran prótesis artesanales para mujeres que tuvieron cáncer de mama

Éstas son donadas por una empresa de lencería y están rellenas de semillas de linaza
Redacción | El Universal
03 Octubre, 2019 | 12:34 hrs.

A sus 39 años Andrea Luna Delgadillo fue diagnosticada con cáncer de mama en estado avanzado. Tras seguir un protocolo de 16 quimioterapias y una mastectomía para retirar el seno que tenía el tumor, recibió una prótesis artesanal elaborada por Voluntariado IMSS.

“A mí no me hace un seno (…) si el seno es para que yo siga viviendo pues que me lo quiten, no va a pasar nada. Hoy estoy feliz de estar aquí y que me hayan entregado la prótesis que estaba buscando”.

Andrea Luna es una de las 5 mil 500 mujeres que han recibido una prótesis desde la creación de este programa en 2017, cuyo objetivo es mejorar la autoestima y confianza de mujeres que han perdido uno o ambos senos a causa del cáncer.

Las mujeres pueden ser beneficiarias de la prótesis con el sólo hecho de acercarse a las oficinas del voluntariado, ubicadas en el Centro Médico Nacional Siglo XXI, sin importar si son o no derechohabientes, señaló en un comunicado Nancy Leticia Vega Cruz.

Las pacientes son referidas por médicos oncólogos y especialistas debido a que saben que perder un seno trae consecuencias físicas y anímicas.

“También llegan porque ven nuestra información en redes sociales o porque otras mujeres favorecidas con el programa les comentaron que aquí les podríamos ofrecer una prótesis de manera gratuita”.

Vega Cruz indicó que personas que conforman el voluntariado IMSS y en muchas ocasiones las propias pacientes beneficiadas y sus familiares son quienes acuden cada 15 días a un taller en el que elaboran las prótesis artesanales.

Éstas son donadas por una empresa de lencería y están rellenas de semillas de linaza, que son un relleno ideal pues no conservan humedad, son inocuas y no generan fauna nociva, lo que permite su larga duración.

Las prótesis tienen un gramaje específico conforme a la talla y necesidades de cada mujer, son cosidas a mano y se empaquetan previo a su entrega.

“Nueve de cada 10 mujeres que acuden por su prótesis se la llevan puesta, el único requisito es que pase un mes a partir del momento en que finalizaron su tratamiento de quimioterapia o radioterapia”, posterior a la mastectomía.

Además de dicha prótesis, la mujer recibe una bolsa rosa que contiene un gancho para colocar en la puerta con información sobre la autoexploración de mama y, cuando hay disponibilidad, obsequios de donatarios como cremas y ungüentos.

Finalmente, agregó que como parte del parte “Soy Rosa IMSS”, se efectúan brigadas informativas en diversos hospitales con la finalidad de sensibilizar a la población en la prevención del cáncer, la importancia de la autoexploración y los signos de alarma de esta enfermedad.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS